Las Ramblas cambiarán de cara pero no de usos

Novembre 15, 2007

-Masala-

Las Festes del Roser sirvieron como escenario y pretexto para presentar los proyectos que habrán de configurar el futuro de Las Ramblas. En ese marco, la nueva regidora Itziar González y la Associació d’Amics, Veïns i Comerciants de La Rambla, presidida por Ramón Llamazares, explicaban la remodelación de la avenida con declaraciones abiertamente contradictorias entre sí.

La responsable del distrito hablaba de un espacio “sin usura” y, mientras, Llamazares defendía los precios desorbitados que se pagan actualmente en el paseo, porque “los pone el mercado”. Para el presidente de la asociación, “si los extranjeros pagan en su país entre cinco y seis euros por una cerveza”, es lógico que ese importe se traslade a los establecimientos de una de las principales arterias de Ciutat Vella.

Por lo que sabemos, ésta es la única asociación con la que, por ahora, Distrito ha tratado formalmente este tema. Pero la AVCR, pese a su denominación inocua, además de ser una firme defensora del actual modelo de sobreexplotación turística que padece esta vía histórica, tiene relación con importantes grupos económicos. Sólo por citar algunas de las amistades de los amigos de La Rambla, entre sus premiados como “Ramblistes d’Honor” en los últimos años, están el hotel “Le Meridien”, el presidente del Teatre del Liceu, Josep Caminal, SABA Aparcaments, el hotel “Rívoli” o el Grupo Nuñez i Navarro. No en vano, cuando Ramón Llamazares realizaba su defensa de La Rambla como un espacio mercantil, también daba la bienvenida al nuevo hotel “1898” del grupo presidido por Josep Lluis Nuñez, y resaltaba que “en la Rambla nunca ha habido tantos establecimientos de cuatro y cinco estrellas
como en la actualidad”.

Las intenciones de Itziar González de construir una “rambla ciudadana” o, como afirmaba en una entrevista este verano, de “que un vecino se pueda tomar tranquilamente una cerveza” en el paseo, se enfrentan a poderosos intereses y a unas cifras de sobreocupación comercial y turística abrumadoras. En la actualidad, todo el trayecto desde Plaça Catalunya a Colón, cuenta con al menos 17 hoteles y 1.738 habitaciones; y según datos del FOCIVESA, son 29 los restaurantes que hoy cuentan con licencia para terraza. Eso sin contar con los establecimientos hoteleros sin terraza, hostales, bancos y agencias de cambio de moneda, tiendas de souvenirs,
comida rápida… además de tres cadenas de moda y un hotel, que se inaugurarán próximamente. En cuanto a las medidas concretas para confrontar el actual desfase turístico, la suspensión por un año de la concesión de licencias a establecimientos turísticos en toda Ciutat Vella, se refiere exclusivamente a “bazares y tiendas de regalos, relojes, pequeños electrodomésticos y electrónica, recuerdos y productos de ornamentación” (El Raval nº162, Octubre 2007). Pensando que hoteles y restaurantes, que en el caso de Las Ramblas tienen un carácter esencialmente turístico, no están considerados dentro de dicha categoría, esta medida parece dirigida más bien al eslabón débil del negocio y al pequeño comercio inmigrante. No es extraño, por eso, que cuente con el apoyo entusiasta de la AVCR, conformada por un sector empresarial que hasta ahora ha monopolizado la mayoría de la actividad comercial de la zona.

Por otra parte, una moratoria de licencias allí donde difícilmente caben unos cuantos comercios más, antes que revertir la situación, probablemente sólo normaliza lo ya existente, cuando la cantidad actual de establecimientos ya garantiza los altísimos niveles de afluencia turística.

A otro nivel, la propuesta de remodelación hecha por el Ayuntamiento, por ahora, sólo se ha concretado en una futura homologación estética de las terrazas y en la sustitución del pavimento actual. La primera propuesta, que pretende regular el aspecto de las sillas, las mesas o incluso los atriles que reflejan los precios de venta al público, obviamente es un paso más hacia una Rambla de Marca. En cuanto al reemplazo del pavimento -que se encuentra en perfecto estado- por otro nuevo, ni FOCIVESA ni Distrito se han molestado en justificar la necesidad de una obra aún no presupuestada pero que puede alcanzar un gasto millonario.

La anunciada remodelación de Las Ramblas, por tanto, no parece dirigida a cambiar el tipo de usos al que ahora están sometidas. Muy al contrario, toda la operación parece dirigida, por una parte, a reforzar el modelo actual de atracción y explotación turística, y por otra, a emplear una buena tajada presupuestaria en un traje nuevo. Se trata, pues, de acometer su transformación definitiva en una avenida con una sola dimensión, la comercial; como un lugar que se vende y se compra y donde se vende y se compra.

Masala núm. 38 novembre-desembre’07

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: