El Ayuntamiento creará vivienda social… de aquí a 8 años

Novembre 15, 2007

En apenas seis meses, Ayuntamiento y Distrito han anunciado en dos ocasiones la puesta en marcha de procesos de expropiación de fincas fuera de uso, con el objetivo de crear vivienda social en Ciutat Vella. Primero en marzo y luego en septiembre, los datos ofrecidos sobre los edificios y solares dedicados a este
fin, han sido cambiantes y contradictorios. Mientras a primeros de año se hablaba de 7 solares y 3 fincas para la construcción de 74 viviendas –una cifra irrisoria comparada con las necesidades del distrito-, hace dos meses, inaugurando la nueva legislatura, se anunciaban 74 intervenciones para edificar o habilitar 377 pisos de protección.

Esta medida ha sido anunciada como una novedad, e incluso parte del movimiento vecinal le ha dado la bienvenida, aún matizando su tono y su carácter mediático y electoralista. Pero las cifras que se han lanzado sobre los edificios y solares dedicados a este fin, han sido manipuladas y maquilladas para apoyar una operación mediática, presentada de esta manera: “L’expropiació d’edificis i solars permet crear 370 pisos socials a Ciutat Vella” (Rosa Díaz, El Punt 17/09/2007). Lo cierto, es que la lista que se maneja desde hace dos meses, guarda una buena cantidad de huecos, medias verdades y viejas promesas incumplidas.

En realidad, el mecanismo de expropiación sólo se empleará en el caso de doce fincas de las 74 anunciadas;
una de ellas, Sant Pere Més Alt 25, propiedad del Obispado de Barcelona, más que formar parte de un expediente de expropiación forzosa, se encuentra en un proceso de negociación.

Lo más significativo, aún así, son las 62 fincas propiedad de la administración, muchas de ellas en desuso. Éstas, ahora salen a la luz sin que se ofrezcan datos sobre desde cuándo son de propiedad institucional. Hay que añadir a eso que, algunas de ellas, al menos 11, ya formaban parte de documentos de 2005 y 2006 -como el titulado “Mesures de govern per la promoció d’Habitatges de protecció i/o assequibles” de abril de 2005- en los que se habían hecho anuncios similares.

La mayoría de los edificios (49), se concentran en el barrio de Santa Caterina-Sant Pere, donde se evidencia
la participación directa del Ayuntamiento en el proceso de degradación y destrucción del parque de viviendas y el patrimonio arquitectónico. De esas 49 fincas o solares, al menos 17 cargan con años de abandono, en un barrio de por sí castigado por el urbanismo municipal, y del que numerosos vecinos han sido expulsados por los procesos especulativos. Las autoridades municipales también han utilizado edificios ya en uso para inflar las cifras de “nueva vivienda social”. Treinta y ocho de los bloques anunciados, el 51% del total, tenían inquilinos en la práctica totalidad de sus viviendas, antes del anuncio de marzo. Entre ellos, las instalaciones de la residencia de estudiantes “Campus del Mar” -gestionada por el Districte de Ciutat Vella y la Universitat Pompeu Fabra-, o dos promociones del Patronat Municipal d’Habitatge en las calles Tantarantana, Princesa, Rec y Comerç, que albergan vecinos de Santa Caterina afectados y realojados durante la reforma urbanística.

Otro de los elementos empleados interesadamente, son las viviendas que la cooperativa vecinal Prohabitat 2000 (FAVB) está llevando a cabo en la Barceloneta, y que mucho antes de que el Ayuntamiento diera a conocer su “Plan de Vivienda Social” para Ciutat Vella, ya habían sido adjudicadas.

Pero el aspecto más escandaloso del asunto se encuentra en los plazos de ejecución que se marca el plan. Según un documento de trabajo publicado en la web de Urbanismo del Ayuntamiento, “la construcció d’habitatge protegit ha d’anar precedida, en uns casos, del procés d’expropiació, la qual cosa amplia les previsions raonables d’execució” y por eso “l’agenda d’actuacions preveu un calendari d’execució de les determinacions de la MPGM de vuit anys” (¡!). Según el mismo documento, el caso de “les finques municipals també demana un període pronunciat de temps”, mientras que en el caso de las cooperativas vecinales, señala un plazo de cuatro o cinco años.

En realidad, las únicas promociones que se prevén a medio plazo son un conjunto de 5 fincas, de las que 3 están en El Raval (2 de la Cooperativa del Teu Barri y 1 del sindicato USOC) y 2 en Santa Caterina
promovidas por la propia administración. Entre todas, no alcanzan las 50 viviendas en total. El plan de vivienda social y asequible para Ciutat Vella se queda, vistos los datos, aparte de en un toque de corneta electoral, en una carrera, a ritmo de tortuga, para alcanzar en un plazo de 8 años menos de 400 viviendas; una cifra que habla por sí sola.

Masala

Masala núm. 38 novembre-desembre’07

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: