Arxivat per a 6/07/2007

La Barceloneta en el mercado

juliol 6, 2007

Text publicat a l’últim número del Masala

La Barceloneta en el mercado

El pasado mes de marzo se inauguró el nuevo mercado de la Barceloneta.
Parece como si la inauguración del nuevo mercado diese el pistoletazo de salida a la incorporación definitiva de la Barceloneta en el mercado de la Barcelona cool, la Barcelona que obliga a sus vecinas a resultar económicamente rentables. Así pues, esta inauguración no fue un festejo. A ella acuedieron por un lado J. Hereu, C. Martí, J. Portabella, diferentes representantes del Ayto., y la AAVV oficial. Por el otro los vecinos y vecinas que sabemos que la Barceloneta y sus vecinos humildes no hemos sido suficientemente rentable económicamente hasta ahora, y no lo seremos si no hay una sustitución de la población -en este caso, como en muchos otros barrios- propiciada por una remodelación urbanística que haga el barrio más apetecible a los turistas, o a inmobiliarias y todo aquel que pertenezca al entramado político-financiero que hace de esta ciudad un diseño para una portada de revista, pero no para sus habitantes.
Vecinos y vecinas representamos en la entrada del mercado una comitiva fúnebre, la “mort de la Barceloneta”; aquello que se anuncia entre líneas en el diseño de la joya arquitectónica de Josep Mias -el nuevo mercado- y su restaurante de una estrella michelín, propiedad del sr. Gaspar (gran equipamiento para este barrio pescador) y que se anuncia a gritos con el “plan de los ascensores”. La muerte de la Barceloneta (en la) que vivimos. Así pues, los políticos fueron recibidos entre abucheos de los vecinos que nos hemos visto ninguneados por la arrogancia de Hereu y el cinismo de C. Martí y palmaditas en la espalda por los arribistas que buscan aumentar su pequeña cuota de poder.

Al concluir la inauguración los políticos desaparecieron con rapidez, incomodados por la indignación vecinal, y delante del mercado quedó la plaza de la Repla, en la que durante las obras del nuevo mercado había sido ubicado el mercado provisional. Para ello se privó al barrio de uno de los pocos equipamientos deportivos completamente públicos y gratuitos con los que contaba, pero la eliminación de este espacio no debía durar más que las obras del nuevo mercado y, en ese momento, el campo de futbito le sería devuelto al barrio. Otra promesa incumplida: Foment de Ciutat Vella anunció hace unos meses que lo que le espera al antiguo espacio del campo es una placeta o una rambla que abra el barrio a la playa. Desde la Plataforma y la AAVV de l’òstia este espacio de la plaza de la Repla y su uso deportivo público ha sido incluídos en el plan alternativo.

Dados los problemas que presenta el plan actual (“plan de los ascensores”), se decidió elaborar un plan alternativo que se basa en los elementos del plan oficial que no afectan a los vecinos y propone otras vías para mejorar la calidad de vida de las personas de la Barceloneta, principalmente de las personas con problemas de movilidad vertical. También incluye la satisfacción de las necesidades, de equipamientos y servicios que la Barceloneta reclama desde hace años. Frente a la eliminación de viviendas para instalar ascensores, se propone (como menciona una de las versiones del plan oficial) la recolocación de los vecinos con problemas de movilidad en bajos o primeras plantas; bien sea por medio de permutas, bien dándole uso a los más de 50 bajos que se encuentran en desuso en el barrio. La base del plan alternativo es la participación y la resolución de los problemas reales de los habitantes de la Barceloneta sin que éste implique una sustitución directa o indirecta de población. Para ello se están organizando unas jornadas de participación para el mes de octubre, en las que se espera poder acabar de elaborar y perfilar entre todas las participantes las necesidades percibidas que hay en el barrio. El plan alternativo ya apunta a ello, proponiendo que los edificios de titularidad pública o dudosa que se encuentran en desuso o infrautilizados sean destinados a equipamientos para el barrio. Como en todos los barrios, la lista es larga: una guardería, un CAP, un centro de día para personas mayores, espacios de encuentro y uso público y social, un polideportivo público… Y los edificios están: el edificio de la Marina (Passeig Joan de Borbó 43), que cuenta con ascensor y con más de 12 viviendas abandonadas, el edificio de la antigua AAVV (calle Ginebra), el edificio de la Cooperativa siglo XX, en proceso de embargo (calle Atlántida)… En esta lista se encontraba el edificio de Miles de Viviendas, el cual ya tenía un uso social para el barrio; y que después del segundo desalojo irregular fue derribado como intento de demostración de fuerza por un Port 2000 y un ayuntamiento que habían visto en la alianza entre vecinos y vecinos-okupas una amenaza a sus planes especulativos. Por ello mismo el día de la reokupación de Miles de Viviendas se vieron obligados a anunciar pública y rápidamente el “proyecto” (que no consta en ninguna parte) de destinar el edificio a recolocar a los vecinos afectados por un plan hacia el cual el rechazo ya se ha manifestado en repetidas ocasiones, así como las alternativas posibles. En este edificio se quería llevar a cabo la primera aplicación del plan alternativo, siendo los vecinos y vecinas las que decidiéramos acerca de su uso y gestión. A pesar del derribo, el destino del solar hemos de poder decidirlo entre todos.

El plan alternativo propone una remodelación urbanística para el barrio de la Barceloneta que respeta el patrimonio histórico del barrio – el arquitectónico y la memoria inmaterial-, así como mantener la delimitación histórica natural, la vivida. También evita la expulsión de vecinos del barrio, ya que el “plan de los ascensores” prevee que un 20% de las familias afectadas tengan que abandonar la Barceloneta. Supone, a su vez, un coste económico mucho menor (en algunos casos incluso nulo) que el plan actual, el cual hace que los vecinos hayan de correr con los gastos de la instalación del ascensor, las reparcelaciones, el estudio arquitectónico, el notario… El plan alternativo, en definitiva, está basado en las necesidades de la gente del barrio, busca tener el mínimo impacto social negativo, y parte de las condiciones actuales de la Barceloneta para evitar forzar una remodelación agresiva para la forma de vida que hay en el barrio; no atiende pues a los intereses de agentes políticos y económicos, sino a los de la gente del barrio.

Este plan alternativo fue presentado a los medios de comunicación durante la primera amenaza de desalojo y derribo del edificio de Miles de Viviendas, está previsto que esté listo a finales de año. La duda es si los cambios en el consistorio municipal ayudarán a que esta vez se escuchen y tengan en cuenta la iniciativa y reivindicaciones vecinales, o si, por el contrario, la política de distrito continuará en la línea de forzar remodelaciones urbanísticas orientadas a un modelo de ciudad que expulsa a sus habitantes no rentables.

En la inauguración del mercado el alcalde Jordi Hereu dijo que el futuro de la Barceloneta se construiría con las mayorías. Sin embargo, no quedó claro a qué se refería con “mayorías”, tal vez consideró que la apariencia de mayoría ya es suficiente, que ya es suficiente la anexión al PSC de la AAVV oficial para poder hablar de mayorías. Posteriormente, esta AAVV organizó una charla acerca de la “verdad sobre el plan de los ascensores” en el centro cívico del barrio el pasado mes. Sin embargo, no fueron desvelados los acuerdos adoptados entre la AAVV y distrito, ni contestados los grandes interrogantes del plan; esta AAVV justificó su ignorancia alegando que ellos no tienen el poder de cambiar las cosas, y que no son ni arquitectos ni abogados. Quizá por ello debería ser el alcalde el que se acercara al barrio para explicar cómo será supervisada la aplicación del plan y resolver las dudas que aun no han sido clarificadas.

O tal vez Hereu con “mayoría” se refería a los 1014 votos que ha perdido el PSC en la Barceloneta en las pasadas elecciones después de que la plataforma y la AAVV de l’òstia promocionaran el voto nulo. Esta “contracampaña” del voto nulo surgió a raíz de la decepción e indignación con todos los grupos políticos. Para ello se imprimieron unas papeletas que explicaban el porqué del voto nulo aludiendo a todas las remodelaciones que se están dando y están previstas para el barrio con un gran perjuicio para éste: la construcción del Hotel Vela de R. Bofill al final del paseo, la conversión de la antigua cofradía de pescadores en un hotel de lujo, el “plan de los ascensores”, la pérdida de la plaza de la Repla como lugar de encuentro deportivo, el derribo del edificio de Miles… Las papeletas concluían con la afirmación de que el barrio es de los que viven en la Barceloneta, no de la Barceloneta. Aquello que es evidente y que los políticos parecen olvidar a menudo. Esta “contracampaña” resultó bastante exitosa, ya que un 5.7% de los votos que se contaron en los colegios electorales del barrio fueron nulos (un 5.2% más que las pasadas elecciones). Además, los grupos políticos que formaban el tripartit en la pasada legislatura fueron los más castigados, encabezados por el PSC, que bajó de 2596 a 1578 votos, ERC e ICV perdieron 415 y 368 votos respectivamente. El voto de protesta, el voto blanco (3.4% frente a un 0.6% en 2003) y el nulo, fue el que más subió en un barrio en el que la abstención fue del 59.7%. Como decía la papeleta del voto nulo: “La Barceloneta es rebela”, lo ha hecho en las urnas, y sigue haciéndolo en la calle.

plataforma d’afectats i afectades en Defensa de la Barceloneta
pdefensabarceloneta@yahoo.es

http://sindominio.net

06-07-2007

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.