Archive for 24/05/2006

Entitats veïnals i culturals han mantingut amb l’ajuntament un pols pels vestigis industrials

Mai 24, 2006

El llegat de la discòrdia

• • El màxim exponent d'aquesta pugna és Can Ricart

 
 + informació 
   
   
   

document.write(”); tile++;

 

R. M. S.
BARCELONA

Han passat cinc anys des que es va redactar el pla especial de protecció del districte de Sant Martí, on el municipi només recomanava documentar la xemeneia de l'antic conjunt fabril de Can Ricart, el principal vestigi industrial del segle XIX que queda dret. Aquesta recomanació n'autoritzava, fins i tot, l'enderrocament.
Entitats veïnals, culturals i universitàries han portat a terme un pols amb l'ajuntament per a la conservació íntegra d'aquest recinte, afectat, com la majoria del llegat del Manchester català, per la transformació urbanística del Poblenou. Però abans d'aquesta lluita, els veïns ja havien pugnat per defensar una altra de les seves senyes d'identitat: Can Saladrigas, una antiga fàbrica tèxtil on ja s'han iniciat les obres per començar a crear un centre sobre el patrimoni industrial del barri que ocuparà dues plantes i comptarà amb exposicions, sales per a tallers i una biblioteca.
L'aprovació dels successius plans de reforma del que va ser el sòl industrial on ara es troba el districte tecnològic 22@ va obrir un viu debat sobre la necessitat de preservar la zona més lligada al creixement històric de Barcelona. I això va donar lloc a la creació d'un cens d'elements a conservar. Ja el 2003, el pla de reforma interior elaborat per Oriol Clos, responsable de projectes del consistori, va ampliar la preservació de Can Ricart a la torre del rellotge i la seva nau annexa, la xemeneia i l'hangar.
No obstant, enmig d'un diàleg obert entre el consistori i els veïns per catalogar i preservar així les fàbriques del complex, històriques naus van ser demolides pel propietari del recinte. El 2004 la piqueta va esborrar la Unión Metalúrgica. I el març del 2005 Can Ricart perdia Extractos Tánicos (ETSA). Els defensors del conjunt van arribar a muntar vigilància per impedir més enderrocaments.
Un mes més tard, el municipi revisava el pla i ampliava la protecció del Poblenou industrial. Amb això s'assegurava la supervivència d'emblemàtics edificis. Entre els més ben conservats, la Farinera del Clot, Can Saladrigas, Ca l'Aranyó, Ciutat Groga i Can Jaumandreu.
L'ampliació del nou pla de patrimoni suposa la conservació del recinte de Can Ricart, amb gairebé el 70% dels edificis anteriors al 1930, i el 98% dels que hi havia a mitjans del XIX, segons va explicar ahir la directora d'urbanisme del 22@, Aurora López. Una cosa que ja s'havia anunciat l'abril passat, el mateix dia en què un incendi que encara s'investiga va cremar dues naus del conjunt. I aquesta decisió, pels seus matisos, segueix sense convèncer els principals defensors del conjunt, agrupats al Fòrum de la Ribera del Besòs.

El rebuig continua
Perquè encara que la plataforma va reconèixer ahir que l'aprovació de 114 elements arquitectònics del barri suposa un pas endavant, considera que Can Ricart ha resultat "mutilada" amb la previsió d'aixecar un edifici de sis plantes al carrer interior del recinte i una torre d'oficines de 13 altures just davant. La plataforma també lamenta que l'ajuntament mantingui l'enderrocament d'un terç del conjunt.
Els veïns del Poblenou tampoc estaven ahir satisfets. El president de la seva associació, Manel Andreu, va considerar "insuficient" el projecte i va acusar el govern municipal d'"haver actuat unilateralment", encara que va reconèixer que s'ha avançat. La polèmica de Can Ricart, així doncs, encara no està resolta.

Anuncis

Metro: Horari habitual

Mai 24, 2006


Joan Moliner Sánchez
Barcelona

Després de sis minuts d'espera, la veu mecànica em diu: "A causa d'una incidència, el metro funciona fora del seu horari habitual". Però si aquest és últimament l'horari habitual… Malgrat que ens volen fer creure que hi ha més trens, més freqüència, tornaré a arribar tard.

Parche olímpico

Mai 24, 2006

Inversión millonaria para rehabilitar el Lluís Companys, el Palau Sant Jordi y el Palau d'Esports

Las obras de reparación del Lluís Companys valen 9,8 millones, que equivale a un 20% de lo que costó reconstruir el estadio  
Las obras de rehabilitación del techo del Palau, donde algunas piezas se han oxidado, supondrán 428.237 euros  

SILVIA ANGULO – 24/05/2006
BARCELONA

Inversión millonaria para los edificios olímpicos. Catorce años después de la celebración de los Juegos del 92, las instalaciones que acogieron los principales eventos deportivos necesitan una rehabilitación urgente. El Estadi Olímpic Lluís Companys, el Palau Sant Jordi y el Palau d´Esports, reconvertido ahora en el mayor teatro de Barcelona, recibirán una importante inyección económica para hacer frente a las obras de remodelación exterior. El Ayuntamiento ha destinado, por medio de la empresa municipal Barcelona Serveis Municipals (BSM) -que se encarga de la gestión y mantenimiento de los edificios olímpicos-, una partida de 10,6 millones de euros, la mayor parte se la llevará el estadio, para las obras de remodelación de estas instalaciones.

El que se encuentra en peor estado, aunque su situación "no presenta riesgos inminentes", es el Estadi Lluís Companys, donde las obras de rehabilitación ya han comenzado. Los trabajos tienen un presupuesto de 9,8 millones de euros, que representa el 20% del coste de la reconstrucción que se llevó a cabo en 1989, que ascendió a 48,4 millones de euros, con los que se pretende restaurar y cambiar algunos de los materiales que se encuentran más degradados. Así, en algunos tramos la rehabilitación será integral tanto en la piel exterior como interior y consistirá en restaurar la piedra, degradada por el paso del tiempo. De las cuatro fachadas, está previsto remodelar tres. Sólo se salva la que se encuentra en el lado donde se está construyendo el futuro Museu Olímpic -entre la avenida del Estadi y el paseo Olímpic-, que ya fue remodelada antes de los JJ. OO. "Se trata de una intervención de estética para conservar las fachadas originales sin cambiar la imagen", dijo ayer un portavoz de la empresa municipal.

La reforma de la instalación deportiva se produce un año antes de la marcha del Espanyol a las instalaciones que está construyendo en Cornellà y sin que, por el momento, el Ayuntamiento haya revelado los planes de futuro que tiene para el equipamiento deportivo. De hecho, el Barça aún no se ha pronunciado sobre la oferta que le lanzó el gobierno local sobre utilizar las instalaciones deportivas de Montjuïc para los entrenamientos, y el Plan Director de Usos sobre la montaña que está elaborando la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) no ha visto la luz. Precisamente, sobre este futuro incierto y la cuantiosa inversión, el grupo municipal de CiU tiene previsto formular una pregunta durante la comisión de Educación, Cultura y Bienestar que preside el concejal de Deportes, Pere Alcover.

Lo cierto es que los trabajos de rehabilitación ya están en marcha y tendrán una duración de 14 meses, durante los que el estadio mantendrá su actividad normal sin que se vea interrumpida por los trabajos. BSM las está llevando a cabo en sucesivas fases para que no dificulte la celebración de actos deportivos -sobre todo los partidos del Espanyol- y musicales o las visitas turísticas que recibe el estadio.

La reforma del estadio para los Juegos Olímpicos, que se realizó entre 1986 y 1989, mantuvo la fachada original de 1929, mientras que el interior se derruía para ser construido de nuevo. Sin embargo, la piel de la instalación presentaba el mismo estado de degradación que el resto del edificio, pero la falta de presupuesto y la premura ante el inicio de los Juegos Olímpicos impidió culminar la obra. La celebración de la Copa del Mundo de atletismo en septiembre de 1989, evento con el que se inauguró el estadio, dejó ver muy pronto las carencias del edificio, que se inundó debido a una tromba de agua. Subsanados los problemas iniciales, el Ayuntamiento vuelve ahora a invertir en la mejora de la instalación. El proyecto de rehabilitación, que se encuentra desde el pasado sábado en exposición pública, ha sido redactado por los arquitectos Joan Margarit y Carles Buxadé, dos de los responsables de la remodelación inicial.

También el Palau Sant Jordi sufrirá en los próximos meses una operación de estética. En este caso, las obras de rehabilitación afectarán al tejado del pabellón. El paso del tiempo y la meteorología han hecho mella en el edificio, diseñado para el 92 por el arquitecto japonés Arata Isozaki y ha oxidado algunas de las piezas que cubren el techo, por lo que deberán ser reemplazadas por otras antes de que el deterioro vaya a más. En la mejora del techo del Palau, el Ayuntamiento prevé invertir 428.237 euros. Las obras ya se han adjudicado y, aunque todavía no tienen calendario, tendrán una duración máxima de tres meses. Los trabajos de sustitución de algunas de las piezas no afectarán a las numerosas actividades que se celebran en el interior del pabellón deportivo.

La última de las instalaciones que durante este año recibirán un lavado de cara es el Palau d´Esports, instalación que también de cara al 92 recibió una importante inyección de dinero para su remodelación. Catorce años después y con un uso totalmente diferente -ahora acoge macroespectáculos teatrales y es el teatro más grande de la ciudad-, el edificio debe volver a sufrir una segunda rehabilitación. En los próximos meses se empezarán a restaurar sus fachadas, que se encuentran muy deterioradas. Debido al estado del edificio se han producido algunos desprendimientos a causa, según BSM al mal estado del hormigón y del forjado de la estructura.

La inversión total es de 297.284 euros, el año pasado ya se invirtieron casi 10.000 en diversos trabajos de reparación. Del plan de mantenimiento está encargada una empresa externa a BSM y cada semana se efectúan revisiones preventivas. El Palau d´Esports se ha convertido en un teatro para espectáculos musicales con un aforo de 2.600. La empresa catalana Focus alquiló en el 2001 la instalación a la empresa Barcelona Promocions -de accionariado municipal- para dar sentido lógico a una instalación que sufría una notoria infrautilización.