Archive for 12/05/2006

Las protestas obligan a reponer la estación de Liceo

Mai 12, 2006

Añadir a Mi carpeta

La normativa impone un modelo de vidrio y acero en detrimento de los elementos modernistas

FRANCESC ARROYO  –  Barcelona

EL PAÍS – 12-05-2006

Imprimir Enviar Recomendar Corregir Estadísticas Versión en PDF Versión sólo texto Aumentar, reducir tamaño del texto

La vieja y la nueva estación de Liceo, ayer por la tarde.

La vieja y la nueva estación de Liceo, ayer por la tarde. (GIANLUCA BATTISTA)
ampliarampliar

  En un almacén

La modernidad tiene un límite: la pérdida de una fisonomía identificadora. Así lo ha entendido el Ayuntamiento de Barcelona y ha aceptado reconstruir la estación de Liceo de la línea 3 del metro con los antiguos elementos modernistas, eliminados en las obras de reforma aún en marcha. Al mismo tiempo, ha abierto un periodo de reflexión que llevará a cambiar la norma que rige este tipo de instalaciones, un proceso que se prolongará un par de años, según el gerente municipal de Urbanismo, Ramon Massaguer. La actual, que tiene cuatro años, obliga a que sean de vidrio y acero, y el resultado es más bien malo: ha disparado los gastos de mantenimiento de Transportes Metropolitanos debido a la actuación de los incívicos.

Las obras para adaptar la estación de Liceo a las personas de movilidad reducida dispararon todas las alarmas. Esta estación de la línea 3 es la última que conserva en sus accesos la decoración de hierro forjado de los años veinte del pasado siglo, cuando se inauguró la línea. El nombre entonces era Gran Metro de Barcelona, expresión cuyas iniciales aún figuran en los elementos decorativos.

Pese a esta peculiaridad, la adjudicación de las obras por la empresa GISA (dependiente del Departamento de Política Territorial) no tuvo en cuenta la conveniencia de mantener estos elementos. Se aplicó la normativa municipal, que indica que los accesos deben ofrecer escasa resistencia visual y ser de vidrio y acero. Cuando se vio el resultado empezaron las quejas. Primero de los vecinos y luego se añadieron organizaciones de amantes del ferrocarril que hicieron llegar sus críticas al Ayuntamiento.

Paralelamente, TMB había empezado a notar un alarmante aumento de los gastos de mantenimiento en las estaciones de nuevo diseño, muy bonitas, pero poco funcionales. Sobre todo porque en Barcelona hay una cantidad considerable de gente incívica que disfruta estropeando el mobiliario urbano. Y frente a estas actitudes, la estructura ligera de las estaciones ha demostrado ser muy vulnerable. De modo que TMB ha propuesto al municipio un cambio de normativa y el Ayuntamiento ha aceptado, aunque sin prisas. El nuevo modelo puede estar en vigor dentro de dos o tres años, explicó ayer a este diario Ramon Massaguer, quien recordó que en la comisión que aprobó el diseño actual estaba también TMB.

40 estaciones

En estos momentos hay unas 40 estaciones con el diseño normativo, que tiene unos cuatro años de antigüedad, según Massaguer. Un portavoz de TMB aseguró que no está previsto cambiar estas estaciones a corto plazo y que se buscará algún tipo de solución para paliar la situación.

El deseo de Transportes Metropolitanos (TMB) es que las nuevas normas se puedan aplicar, sobre todo, en las estaciones que se construyan para la línea 9, en obras, y en las ampliaciones que se hagan en el resto de las líneas del metro. "No decimos que las actuales no sean válidas", sostuvo el portavoz de la empresa, aunque reconoció que se prefiere una solución distinta para el futuro.

El detonante que pondrá fin a un diseño tan reciente es el coste, pero lo que ha movilizado a la gente contra él es su implantación en la estación de Liceo, junto al teatro que acoge las representaciones operísticas. De modo que el conjunto que forma la fachada del edificio con el diseño modernista ahora eliminado resulta mucho más atractivo que el implantado.

Además, los ciudadanos pueden contrastar el efecto porque una boca ya ha sido suprimida y la otra está en obras y conserva los viejos forjados.

La decisión del Ayuntamiento, explicó Massaguer, es aceptar que no hubo sensibilidad suficiente y reponer los viejos elementos ornamentales donde ha sido suprimidos y mantenerlos donde aún no han sido eliminados, aunque quizá haya que moverlos temporalmente si los trabajos así lo exigen.

Pero hay un problema: la longitud de la boca actualizada es mayor que la que había antes de acometer las obras. Quizá, sugiere Massaguer, ése fue el motivo que llevó a descartar su mantenimiento: al cambiar las dimensiones, los forjados eran insuficientes. La decisión adoptada, sin embargo, satisfará a cuantos han enviado cartas al Ayuntamiento (hay incluso páginas electrónicas para denunciar el "desaguisado"). La solución decidida es recomponer la nueva boca de acceso y forjar de nuevo los elementos que hagan falta para cubrir toda la superficie ampliada.

Ya se ha localizado la fundición donde se construyeron estas piezas y, según Massaguer, sigue activa y se conservan los moldes de los forjados, por lo que la construcción de los nuevos no debe suponer graves inconvenientes. De hecho, añadió, este tipo de moldes se conservan incluso cuando desaparece la fundición donde se forjaron, de modo que no habrá problemas graves.

Massaguer no tuvo reparos en reconocer que las protestas continuadas de los ciudadanos son uno de los factores que han contribuido a modificar la actitud del gobierno municipal y a que se tenga en cuenta "el carácter singular de la estación".

Lo que no ha habido forma de averiguar es el coste de la obra. El Ayuntamiento no lo sabe porque es cosa de GISA, cuyos portavoces también ignoraban este asunto, y el portavoz de TMB sostuvo que la diferencia de coste no tiene por qué se excesiva e incluso que podría no haber desviación al alza.

En un almacén

Los forjados retirados de la estación de Liceo fueron a parar, primero, a un almacén de la empresa que realiza la obras. Pero las quejas de los ciudadanos motivaron que pronto fueran trasladados y ahora se encuentran depositadas en uno de los almacenes de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), en L'Hospitalet de Llobregat.

El futuro de estas piezas tiene que ser La Rambla, pero hay otras muchas piezas que TMB guarda con la intención de que acaben formando un museo que recoja la historia del metro de Barcelona. De momento se ha encargado a una persona de la plantilla que se ocupe de hacer un inventario de los elementos de que se dispone, teniendo en cuanto que algunos de ellos estaban cedidos al museo del ferrocarril del Berguedà.

El ferrocarril, tanto tren como metro o tranvía, es un modo de transporte con aficionados muy pasionales y entregados que conservan casi todo lo que pueden: desde asientos a letreros, sin descuidar, pese a lo aparatoso, vagones y locomotoras. El metro de Barcelona se apunta a recuperar una historia que hasta hace dos días no parecía que interesara a nadie

Anuncis

El transport públic a ciutat

Mai 12, 2006

 Resulta indignant haver de pagar tants diners per utilitzar el transport públic de Barcelona. Potser no em resultaria tan irritant si el que jo inverteixo en TMB servís per no realitzar els desplaçaments en vagons de metro bruts, o en autobusos que anuncien tenir aire condicionat en tota la flota, malgrat que no l'encenen mai, o per no haver d'esperar en andanes en què la brutícia sembla tenir més protagonisme que no pas els rellotges que marquen l'entrada de cada metro.

No obstant això, el que destaco en aquest moment és el sistema de pagament que han promogut. Ara a moltes estacions de metro ja no hi ha personal a les taquilles, atès que ha estat substituït per màquines expenedores de bitllets. En el cas de les màquines del tramvia, només admeten monedes o targeta. És llavors quan un va a comprar el seu bitllet i veu que no pot utilitzar el transport perquè no porta diners en monedes.

Fa una setmana havia de comprar la targeta T50/30 i en veure que no podia fer-ho perquè portava un bitllet de 50 euros, vaig pujar al tramvia pensant a comprar-la al metro quan fes el transbord. Doncs vaig haver de fer entendre a un revisor la meva intenció de comprar el bitllet i la impossibilitat de fer-ho perquè la màquina no acceptava bitllets. No sé si aquestes persones ajuden els passatgers o només hi són per posar dificultats i es dediquen a multar aquells que menys culpa tenim.

Fomento califica de severa la alarma social por el túnel del AVE

Mai 12, 2006
El estudio de impacto ambiental obliga a tomar medidas para reducir las vibraciones por el paso del tren en tres tramos del túnel  

F. PEIRÓN – 12/05/2006
BARCELONA

Los responsables del Ministerio de Fomento son muy conscientes de la psicosis urbana, del miedo al túnel. Esta consideración se desprende claramente del estudio informativo sobre la conexión de alta velocidad entre las estaciones de Sants y la Sagrera, cuya trama se ha diseñado por el centro de la ciudad y que desde ayer está expuesto al público para que cualquier institución o ciudadano pueda presentar alegaciones. Se desprende porque, en el estudio de impacto ambiental incluido en el documento, se indica que "el impacto sobre la población de la zona – calles Provença, Diagonal y Mallorca- se considera por su propia naturaleza como severo debido a la alarma social generada".

Esta afirmación viene precedida por un párrafo que sólo se entiende por la crisis del Carmel y el desalojo de más de un millar de vecinos, de los que unos cuantos siguen en el exilio forzoso de su hogar desde hace casi 16 meses. "Como consecuencia de sucesos muy graves anteriormente provocados por obras de excavación en otras zonas del área metropolitana de Barcelona – se lee en este informe-, se ha suscitado una enorme alarma social entre los vecinos directamente afectados que se oponen de forma enérgica al proyecto, lo que se puede comprobar por las numerosas acciones realizadas por los vecinos en contra del mismo, como manifestaciones, carteles alusivos o recogidas de firmas".

Este reconocimiento también se hace patente en otras consideraciones del documento, sobre todo, como adelantó ayer La Vanguardia,en la justificación de la supresión del bucle por la calle València, por la amenaza que supondría para un par de manzanas de edificios, en el intento de esquivar la Sagrada Família, y la explicación de la protección especial que se hará al paso junto al templo expiatorio. Las reticencias al túnel tienen más elementos de sustentación, pese a que Fomento trata de minimizarlos con argumentos contrastados. Así, el documento reconoce que las vibraciones son inevitables. "Han de ser controladas en todo permanentemente por mecanismos de auscultación, su valoración y el nivel de riesgo". Esto es lo que se dice respecto a la fase de construcción y en este apartado se inscribre la promesa de los responsables de Fomento en cuanto a la supervisión antes, durante y después de los centenares de edificios que se verán afectados por esta obra que se licitará por casi 234 millones de euros, impuestos incluidos.

Otra cosa son las vibraciones posteriores, las que se crearán una vez que se ponga en marcha el servicio del AVE. En este apartado, el estudio de impacto ambiental señala que en tres de las diez secciones estudiadas se superan los valores máximos permitidos por la legislación de la Generalitat. De ahí que en el proyecto se haya tenido que incorporar elementos atenuantes en las estructuras proyectadas para soportar las vías, "del tipo bi-bloque más flexibles o losas flotantes para que los niveles de vibración generada por la circulación de los trenes sean admisibles".

Esta circunstancia está muy vinculada al rasante de la obra, es decir, a la profundidad por la que discurrirá el túnel y que antes del hundimiento de la cola de maniobras del metro fue el primer caballo de batalla vecinal, cuando nadie se acordaba del corredor por el litoral. Pese a que algunas de las personas que ya se han quejado por la escasa profundidad de la brecha no han tenido todavía tiempo ni oportunidad de conocer este documento, Fomento asegura que "los alzados definidos están dentro de los límites máximo establecidos".

En el gráfico con el que se ilustra esta afirmación se explica que la profundidad mínima será de cinco metros, mientras que la máxima estará cerca de la treintena. Son márgenes que, según indica Fomento, se encuentran dentro de la horquilla de los valores calificados de normales. A pesar de que en algunas reuniones con afectados se pidió más penetración en el terreno, el informe expuesto sostiene que "profundizar la rasante presenta una serie de problemas (funcionalidad de la línea, ubicación de las salidas de emergencia, incremento en el frente de excavación o presión de la capa freática) que sólo se justificaría si la reducción a las afecciones en superficie fuese notable, que no es el caso". Que viene el AVE.

Fomento califica de severa la alarma social por el túnel del AVE

Mai 12, 2006
El estudio de impacto ambiental obliga a tomar medidas para reducir las vibraciones por el paso del tren en tres tramos del túnel  

F. PEIRÓN – 12/05/2006
BARCELONA

Los responsables del Ministerio de Fomento son muy conscientes de la psicosis urbana, del miedo al túnel. Esta consideración se desprende claramente del estudio informativo sobre la conexión de alta velocidad entre las estaciones de Sants y la Sagrera, cuya trama se ha diseñado por el centro de la ciudad y que desde ayer está expuesto al público para que cualquier institución o ciudadano pueda presentar alegaciones. Se desprende porque, en el estudio de impacto ambiental incluido en el documento, se indica que "el impacto sobre la población de la zona – calles Provença, Diagonal y Mallorca- se considera por su propia naturaleza como severo debido a la alarma social generada".

Esta afirmación viene precedida por un párrafo que sólo se entiende por la crisis del Carmel y el desalojo de más de un millar de vecinos, de los que unos cuantos siguen en el exilio forzoso de su hogar desde hace casi 16 meses. "Como consecuencia de sucesos muy graves anteriormente provocados por obras de excavación en otras zonas del área metropolitana de Barcelona – se lee en este informe-, se ha suscitado una enorme alarma social entre los vecinos directamente afectados que se oponen de forma enérgica al proyecto, lo que se puede comprobar por las numerosas acciones realizadas por los vecinos en contra del mismo, como manifestaciones, carteles alusivos o recogidas de firmas".

Este reconocimiento también se hace patente en otras consideraciones del documento, sobre todo, como adelantó ayer La Vanguardia,en la justificación de la supresión del bucle por la calle València, por la amenaza que supondría para un par de manzanas de edificios, en el intento de esquivar la Sagrada Família, y la explicación de la protección especial que se hará al paso junto al templo expiatorio. Las reticencias al túnel tienen más elementos de sustentación, pese a que Fomento trata de minimizarlos con argumentos contrastados. Así, el documento reconoce que las vibraciones son inevitables. "Han de ser controladas en todo permanentemente por mecanismos de auscultación, su valoración y el nivel de riesgo". Esto es lo que se dice respecto a la fase de construcción y en este apartado se inscribre la promesa de los responsables de Fomento en cuanto a la supervisión antes, durante y después de los centenares de edificios que se verán afectados por esta obra que se licitará por casi 234 millones de euros, impuestos incluidos.

Otra cosa son las vibraciones posteriores, las que se crearán una vez que se ponga en marcha el servicio del AVE. En este apartado, el estudio de impacto ambiental señala que en tres de las diez secciones estudiadas se superan los valores máximos permitidos por la legislación de la Generalitat. De ahí que en el proyecto se haya tenido que incorporar elementos atenuantes en las estructuras proyectadas para soportar las vías, "del tipo bi-bloque más flexibles o losas flotantes para que los niveles de vibración generada por la circulación de los trenes sean admisibles".

Esta circunstancia está muy vinculada al rasante de la obra, es decir, a la profundidad por la que discurrirá el túnel y que antes del hundimiento de la cola de maniobras del metro fue el primer caballo de batalla vecinal, cuando nadie se acordaba del corredor por el litoral. Pese a que algunas de las personas que ya se han quejado por la escasa profundidad de la brecha no han tenido todavía tiempo ni oportunidad de conocer este documento, Fomento asegura que "los alzados definidos están dentro de los límites máximo establecidos".

En el gráfico con el que se ilustra esta afirmación se explica que la profundidad mínima será de cinco metros, mientras que la máxima estará cerca de la treintena. Son márgenes que, según indica Fomento, se encuentran dentro de la horquilla de los valores calificados de normales. A pesar de que en algunas reuniones con afectados se pidió más penetración en el terreno, el informe expuesto sostiene que "profundizar la rasante presenta una serie de problemas (funcionalidad de la línea, ubicación de las salidas de emergencia, incremento en el frente de excavación o presión de la capa freática) que sólo se justificaría si la reducción a las afecciones en superficie fuese notable, que no es el caso". Que viene el AVE.

Fomento califica de severa la alarma social por el túnel del AVE

Mai 12, 2006
El estudio de impacto ambiental obliga a tomar medidas para reducir las vibraciones por el paso del tren en tres tramos del túnel  

F. PEIRÓN – 12/05/2006
BARCELONA

Los responsables del Ministerio de Fomento son muy conscientes de la psicosis urbana, del miedo al túnel. Esta consideración se desprende claramente del estudio informativo sobre la conexión de alta velocidad entre las estaciones de Sants y la Sagrera, cuya trama se ha diseñado por el centro de la ciudad y que desde ayer está expuesto al público para que cualquier institución o ciudadano pueda presentar alegaciones. Se desprende porque, en el estudio de impacto ambiental incluido en el documento, se indica que "el impacto sobre la población de la zona – calles Provença, Diagonal y Mallorca- se considera por su propia naturaleza como severo debido a la alarma social generada".

Esta afirmación viene precedida por un párrafo que sólo se entiende por la crisis del Carmel y el desalojo de más de un millar de vecinos, de los que unos cuantos siguen en el exilio forzoso de su hogar desde hace casi 16 meses. "Como consecuencia de sucesos muy graves anteriormente provocados por obras de excavación en otras zonas del área metropolitana de Barcelona – se lee en este informe-, se ha suscitado una enorme alarma social entre los vecinos directamente afectados que se oponen de forma enérgica al proyecto, lo que se puede comprobar por las numerosas acciones realizadas por los vecinos en contra del mismo, como manifestaciones, carteles alusivos o recogidas de firmas".

Este reconocimiento también se hace patente en otras consideraciones del documento, sobre todo, como adelantó ayer La Vanguardia,en la justificación de la supresión del bucle por la calle València, por la amenaza que supondría para un par de manzanas de edificios, en el intento de esquivar la Sagrada Família, y la explicación de la protección especial que se hará al paso junto al templo expiatorio. Las reticencias al túnel tienen más elementos de sustentación, pese a que Fomento trata de minimizarlos con argumentos contrastados. Así, el documento reconoce que las vibraciones son inevitables. "Han de ser controladas en todo permanentemente por mecanismos de auscultación, su valoración y el nivel de riesgo". Esto es lo que se dice respecto a la fase de construcción y en este apartado se inscribre la promesa de los responsables de Fomento en cuanto a la supervisión antes, durante y después de los centenares de edificios que se verán afectados por esta obra que se licitará por casi 234 millones de euros, impuestos incluidos.

Otra cosa son las vibraciones posteriores, las que se crearán una vez que se ponga en marcha el servicio del AVE. En este apartado, el estudio de impacto ambiental señala que en tres de las diez secciones estudiadas se superan los valores máximos permitidos por la legislación de la Generalitat. De ahí que en el proyecto se haya tenido que incorporar elementos atenuantes en las estructuras proyectadas para soportar las vías, "del tipo bi-bloque más flexibles o losas flotantes para que los niveles de vibración generada por la circulación de los trenes sean admisibles".

Esta circunstancia está muy vinculada al rasante de la obra, es decir, a la profundidad por la que discurrirá el túnel y que antes del hundimiento de la cola de maniobras del metro fue el primer caballo de batalla vecinal, cuando nadie se acordaba del corredor por el litoral. Pese a que algunas de las personas que ya se han quejado por la escasa profundidad de la brecha no han tenido todavía tiempo ni oportunidad de conocer este documento, Fomento asegura que "los alzados definidos están dentro de los límites máximo establecidos".

En el gráfico con el que se ilustra esta afirmación se explica que la profundidad mínima será de cinco metros, mientras que la máxima estará cerca de la treintena. Son márgenes que, según indica Fomento, se encuentran dentro de la horquilla de los valores calificados de normales. A pesar de que en algunas reuniones con afectados se pidió más penetración en el terreno, el informe expuesto sostiene que "profundizar la rasante presenta una serie de problemas (funcionalidad de la línea, ubicación de las salidas de emergencia, incremento en el frente de excavación o presión de la capa freática) que sólo se justificaría si la reducción a las afecciones en superficie fuese notable, que no es el caso". Que viene el AVE.

Trias pide el cese de los responsables políticos que dieron pisos a unos okupas

Mai 12, 2006

LA VANGUARDIA – 12/05/2006
BARCELONA | REDACCIÓN

Valldonzella 12 se ha convertido en Troya, en un caballo de batalla para la oposición municipal. El presidente del grupo municipal de CiU, Xavier Trias, pidio ayer al alcalde Joan Clos el cese del responsable político que autorizó la supuesta concesión irregular de dos pisos públicos de alquiler a okupas para que desalojasen la finca de propiedad municipal en Valldonzella 12. Los responsables políticos son los máximo responsables de la sociedad municipal Focivesa, esto es, el primer teniente de alcalde, Xavier Casas, y el concejal de Ciutat Vella, Carles Martí.

"Hemos de poner negro sobre blanco", comentó ayer Xavier Trias, máximo responsable del grupo municipal, después de que en el último pleno el concejal Martí insistiera de que a unas personas se les había dado un piso no porque fuera okupas, sino por sus necesidades sociales. "Que no se crean que todo esto se acaba porque nos digan que actuaron muy bien", añadió, en relación a la respuesta que recibieron en el último pleno municipal.

Una vez que han revisado el expediente abierto, CiU denunció ayer que el Ayuntamiento ha premiado la ilegalidad. El concejal Joaquim Forn insistió en que no existen documento alguno en el que se avalen las necesidades sociales de los beneficiarios. Para Trias, "es un escándalo en el que el Ayuntamiento se juega toda la credibilidad como administración al servicio de los ciudadanos". Al revisar este expediente, los nacionalistas se han encontrado que, una vez desalojados voluntariamente los residentes legales del inmueble, han aparecido nuevos ocupantes, sin título alguno, en cada uno de los seis pisos de la finca. Todos, sin embargo, comparecieron en el expediente como afectados y lo hicieron de forma conjunta, con un mismo representante legal y con un escrito de alegaciones personalizado aunque de contenido casi idéntico en cada uno de los casos. Todos los casos fueron rechazados, salvo dos "ocupantes ilegales" que lograron el derecho de realojamiento.

Para el presidente del grupo municipal de CiU, una vez valorado el expediente, esta decisión supone un agravio comparativo respecto a los muchos jóvenes y otras familias en situaciones de riesgo real. En sus pesquisas, los responsables de la coalición nacionalista han descubierto que, en el primero de los casos, en el que están afectados una madre y tres hijos, dos de ellos trabajan y el otro estudia.

En el otro supuesto, en el que se realojaron dos jóvenes, el informe indica que, siempre según la versión de CiU, no consta expediente alguno que justifique la concesión de un piso. "El técnico nos informa – señala una nota del grupo de Trias- que el piso se les concede dentro del marco de una negociación conjunta con los seis okupas". En opinión de Forn, "se ha premiado el incivismo y la ilegalidad".

Queixes Ciutadanes. Retirats els últims forjats modernistes del metro de BCN

Mai 12, 2006
 
 Els forjats retirats.
Els forjats retirats.

document.write(”); tile++;

 

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Els últims forjats modernistes originals que quedaven al metro de Barcelona, a l'estació de Liceu, han estat reemplaçats per un conjunt de vidre i acer que respon a les exigències de la normativa municipal. Després de diverses queixes ciutadanes, l'ajuntament ha accedit a restituir els forjats en el termini d'un any, encara que amb adaptacions, ja que el nou accés és més llarg, segons informa Europa Press.
La substitució s'ha fet aprofitant les obres del nou accés de Liceu. Aquesta estació es va inaugurar el juliol del 1925. L'entrada, com la d'altres estacions, es va decorar originalment amb forjats d'inspiració modernista, a l'estil dels que encara avui es conserven en el metro de París.
Amb el temps, els accessos de Liceu s'havien convertit en les úniques boques del metro que es conservaven en el seu estat original, així com en una icona característica de la Rambla.
L'empresa Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) també havia sol.licitat a l'ajuntament que fes una excepció a Liceu i conservés els forjats originals, que són "un símbol de la companyia". I també ha demanat, segons l'agència, un model d'accés a les estacions més fàcil de netejar de grafits que l'actual barana de vidre i acer.
Els forjats que s'han retirat estan en un magatzem de l'empresa que porta a terme les obres en aquest tram de la L-3.

Lluita veïnal contra un equipament a la Mar Bella

Mai 12, 2006

• Residents de la zona rebutgen l'ampliació del pavelló de la platja
• Al.leguen que l'altura i la ubicació del centre de talassoteràpia violen la llei de costes

 

document.write(”); tile++;

 

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

El projectat centre de talassoteràpia de la Mar Bella prometia relax i benestar ciutadà, però de moment només ha aconseguit estressar una bona part del veïnat. Residents dels blocs de l'anomenat Front Marítim, al districte de Sant Martí, rebutgen el pla municipal per ampliar l'actual instal.lació esportiva perquè consideren que vulnera la llei de costes i crea una pantalla arquitectònica a peu de sorra.
El projecte municipal suposa ampliar i posar al dia el pavelló existent a la Mar Bella, estrenat l'any 1991, però poc utilitzat i desfasat. L'Ajuntament de Barcelona considera que no compta amb els serveis esportius "adequats a la demanda d'avui dia", i ha proposat una modificació del pla de millora urbana per reajustar els usos a la zona, que implicarà una inversió de 29,3 milions d'euros i ja compta amb l'aprovació inicial. L'objectiu és possibilitar la creació de piscines, connexions directes de les instal.lacions amb la platja, reubicar –soterrada– la zona d'aparcament, mantenir el volum de l'actual pavelló amb la possibilitat d'ampliar-lo i preveure un nou volum edificable per a instal.lacions esportives.
El gran reclam de l'equipament públic serà un centre de talassoteràpia, on els usuaris podran disfrutar de banys termals, jacuzzis, teràpies amb aigua salada, pati de gel, banys indoromans, espais d'aquamassatge, vaporització, saunes, flotariums i una infinitat de
serveis. El conjunt esportiu, que inclou gimnasos i pistes, té una edificabilitat màxima de 15.250 metres quadrats.

SENSE VISTES
Veïns de diferents blocs de vivendes del Front Marítim consideren que l'obra és "una agressió al litoral" i interpreten que una part de la nova construcció arribarà als 24 metres d'altura (32 sobre el nivell del mar), s'excedeix també en façana i trencarà el paisatge i les vistes al litoral. Les al.legacions presentades pel col.lectiu destaquen que es crea "una pantalla arquitectònica que no compleix la llei de costes" i denuncien que la distància de la sorra al perímetre regulador és d'11 metres, de manera que observen una "clara invasió de la zona de protecció".
Els afectats critiquen que no s'hagi escoltat la seva opinió, reclamen que el centre s'ubiqui en una altra zona i sostenen que és una instal.lació sanitària i ha de complir una altra normativa. El grup ja ha iniciat mobilitzacions, tot i que la setmana que ve es veurà amb el regidor de Sant Martí, Francesc Narváez, i el projecte pot ser modificat.