Archive for 15/03/2006

El govern estudia accions en contra de la constructora i els veïns exigeixen seguretat

Març 15, 2006

No es modificarà el mètode d’obra, però de moment no es treballa sobre els túnels

TMB reclamarà danys i perjudicis per la interrupció

Quim Torrent

Després de la tempesta, més tempesta. En aquest cas política. Acabats els treballs i restablerta la circulació de trens a la línia 1 del metro, ahir va prendre protagonisme l’enfrontament polític arran de l’ensorrament a l’estació de Sagrera. Tot i que no hi va haver víctimes, les conseqüències de l’accident haurien pogut ser més greus, si en el moment del despreniment algun comboi hagués entrat a les andanes.

Tal com havia anunciat el dia anterior, el govern ha obert expedient informatiu per aclarir els fets i, en aquests moments, no descarta cap mesura contra la constructora de les obres, un consorci entre tres empreses diferents. Si s’hagués comès alguna negligència, per acció o omissió, el govern demanaria danys.

De tota manera, el conseller Joaquim Nadal es va afanyar a qualificar els fets d'”accident”, però no pensa canviar el mètode constructiu de l’intercanviador de Sagrera-Meridiana. “El mètode és el correcte i només cal extremar les mesures de seguretat”, va resumir Nadal. Això sí, de moment, i fins que no es coneguin definitivament les causes de l’ensorrament, no es faran més treballs sobre els túnels i les andanes.

El record del Carmel i totes les seves conseqüències juntament amb la gran quantitat d’obra pública que s’està fent a Barcelona no ajuden a calmar els ànims. Les associacions de veïns de Navas i Congrés van demanar ahir que es parin del tot les obres fins que es pugui garantir seguretat total.

La línia 1 del metro va recuperar ahir la normalitat després de l’ensorrament de dilluns a l’estació de Sagrera, que va provocar un tall en el servei de 10 hores entre les parades de Clot i Fabra i Puig. Els combois van circular sense problemes durant tot el dia a l’estació de Sagrera. CiU i PP també van aprofitar per criticar amb duresa els errors comesos. Els convergents van lamentar el “descontrol” del govern i van demanar la compareixença al Parlament del conseller Nadal. El PP va ser més dur i va acusar el govern de “temptar la sort” amb la vida de les persones.

Malgrat que s’ha restablert el sistema, fonts de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) van confirmar que demanaran danys i perjudicis a GISA, l’empresa encarregada de la concessió de les obres. Tot i que l’operadora encara no l’ha quantificat, el cost serà alt. En les deu hores que va estar parat el servei, cada dia es fan unes 9.000 validacions de bitllets entre les estacions de Sagrera i Navas. A més a més, es van haver de posar en servei 33 autobusos de la reserva de TMB per fer el servei entre el Clot i Fabra i Puig.

Anuncis

Los productores dicen que el uso de la madera beneficia al bosque

Març 15, 2006
El Consorci Forestal cuestiona que el cartón sea una opción más ecológica y atribuye la propuesta a presiones de la industria  

ANTONIO CERRILLO – 15/03/2006
BARCELONA

Los productores de madera de los bosques, agrupados en el Consorci Forestal de Catalunya, defienden la idoneidad del uso de la madera en los ataúdes. Los portavoces de esta organización se han mostrado muy irritados con los planes y las manifestaciones realizadas por la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Imma Mayol, que ha abierto la puerta al uso del cartón para incineración.

Joan Rovira, secretario general del Consorci Forestal de Catalunya, explicó ayer que tiene la intención de enviar una carta a Imma Mayor para reivindicar el uso de la madera catalana, por considerar que éste es un producto natural y renovable y que ofrece plenas garantías de que es obtenido mediante una explotación certificada y duradera. “No se puede decir a la gente que no use madera en un ataúd con el argumento de que no es positivo para el bosque. Es todo lo contrario”, dice.

El Consorci cuestiona la conveniencia del uso del cartón, lo atribuye a la posible presión de sectores industriales y afirma que “está por demostrar que el cartón sea más ecológico que la madera”.

Los explotadores forestales defienden una gestión del bosque en la que tenga cabida la extracción de madera de manera racional, porque consideran que la economía que se genera se aviene con los propios objetivos de conservación del bosque. “En Europa, los bosques intocados no existen; sino que son el resultado de la interacción entre el hombre y la naturaleza”, dice Rovira. “Y hoy en Catalunya se aprovecha sólo entre un 20% y un 30% de la madera que crece. Precisamente, la falta de gestión y el crecimiento desordenado de bosque acaba agravando los efectos de los incendios en verano.

Debemos aprovechar la madera y desterrar la idea de que talar un árbol hace daño al bosque”, dice Rovira. “Catalunya tiene los índices de consumo de madera más bajos de Europa; por eso debemos potenciarla”, agrega el secretario del Consorci Forestal de Catalunya, convencido de que “aprovechar la madera es la mejor garantía de conservarla”.

Jordi Miralles, de la Fundació Terra, considera por su parte que “el debate es cultural, no ecológico”, pues lo que es cuestionable son los usos ostentosos, las maderas tropicales o muy densas, que acaban incineradas. Por eso, Miralles reivindica una modificación de la ley para aminorar el uso de materiales y “reducir la huella ambiental a la hora de la muerte”.

Tensión por la Sagrera. El derumbe destapa discrepancias entre Ayuntamiento y Generalitat sobre las obras

Març 15, 2006

Clos apuesta por no parar las obras de la ciudad y exige rigor a sus responsables

Nadal defiende el método constructivo aunque no descarta que se refuerce la seguridad

TMB reclamará a GISA compensaciones económicas por la afectación que sufrió el servicio de metro

ÓSCAR MUÑOZ | FRANCESC PEIRÓN – 15/03/2006
BARCELONA

“Parece que habrá que venir al metro con casco”, manifestó ayer a media mañana uno de los usuarios de la línea 1 tras ver el agujero que se abrió el lunes a mediodía en uno de los extremos de la estación de Sagrera. La preocupación de este hombre la comparten los responsables del Ayuntamiento y de la Generalitat que, tras este siniestro, han dejado ver sus dicrepancias sobre las condiciones en que se hacen las obras del intercambiador. Ayer, con el servicio de metro totalmente normalizado, la mayor parte de los viajeros no repararon en esta apertura aunque muchos comentaron lo sucedido. También lo hicieron los responsables políticos que mantuvieron un tono conciliador. El alcalde, Joan Clos, insistió en que deben aclararse las causas de este percance pero apostó porque las obras de infraestructura que se llevan a cabo en la ciudad continúen. El conseller Joaquim Nadal defendió el método constructivo utilizado en la Sagrera aunque no descartó que se refuercen las medidas de seguridad si la investigación abierta lo aconseja.

Pese a este fair play en las declaraciones, las divergencias entre Generalitat y Ayuntamiento se suceden desde antes de que comenzaran las obras, en octubre del 2004, según han confirmado a La Vanguardia fuentes de ambas administraciones. Mientras la Generalitat, a través de GISA, ha planteado poder trabajar en mejores condiciones, aunque esto suponga importantes inconvenientes para los vecinos y para la movilidad de los ciudadanos -la obra ocupa buena parte de la Meridiana-, los responsables municipales han exigido medidas para que, por ejemplo, se minimice el impacto sobre el tráfico o se provoque el menor ruido posible. La inundación de la estación durante las fuertes lluvias del pasado octubre acrecentó las divergencias con relación a esta obra. El Ayuntamiento había reclamado la construcción de un muro mayor que el que había para evitar la entrada de agua.

Un fallo humano se perfila como la causa, del siniestro del lunes que por fortuna se saldó sin heridos pero obligó a cortar parcialmente el servicio de la línea 1 del metro durante más de nueve horas. El operario que controlaba la retroexcavadora que llevaba a cabo la demolición del antiguo vestíbulo se excedió en su cálculo y dañó el escudo de protección que hay debajo para proteger el túnel. Este escudo, una suerte de plataforma a base de tablas de madera y una red que se aguantan en vigas metálicas, fue objeto de todo tipo de comentarios ayer entre los usuarios. Algunos destacaron que, a simple vista, no parece suficientemente resistente. Una apreciación desmentida por los técnicos de GISA consultados por este diario, que insistieron en que la superficie que se está derribando apenas tiene 30 centímetros de grosor.

GISA y TMB han acordado que durante 48 horas se deje de trabajar en las zonas situadas encima de los túneles y estaciones. Las obras pueden continuar en el resto del perímetro sobre el que se construye el futuro intercambiador. Así ocurrió ayer. Las máquinas pudieron verse en acción desde el andén ante la perplejidad de algunos usuarios que se acercaron a la zona más próxima al antiguo vestíbulo.

Tras insistir en que deben aclararse las causas de lo ocurrido, “para tranquilizar a la ciudadanía”, Joan Clos se mostró partidario ayer de que las múltiples obras de infraestructura que se llevan a cabo en Barcelona continúen. “No se pueden parar y dejar que el miedo se apodere de nosotros”, manifestó el alcalde, quien reclamó “transparencia y rigor” a la hora de conocer los resultados de la investigación sobre lo sucedido el lunes. “En términos generales, aparte del Carmel, hemos de decir con una visión objetiva y rigurosa que el número de accidentes es limitado – aseguró Clos-. Esto nos anima y nos obliga a todos a continuar siendo rigurosos”.

A preguntas de los periodistas tras la reunión del Govern celebrada ayer, Joaquim Nadal no descartó la posibilidad de que se acabe tomando “alguna medida” a raíz del expediente informativo que se ha abierto. Esta investigación “servirá para ver si se tomaron todas las cautelas necesarias”, añadió Nadal, quien insistió en calificar el hundimiento de “accidente”. Sobre la idoneidad del método que se está utlizando en la construccción del intercambiador, descartó que se vayan a hacer cambios, porque los técnicos de su departamento consideran que es el apropiado para una obra de este tipo, que “es mucho más que una obra de metro y la construcción de túneles, es toda una edificación que cuesta 85 millones”. Nadal destacó que la conselleria que él dirige y GISA “están permanentemente sobre las direcciones de obras, controlando y comprobando que se extreman las medidas de seguridad”.

El conseller se mostró dispuesto a comparecer ante el Parlament para explicar los detalles. “No tengo problema, he realizado todas las comparecencias que me han pedido”, manifestó Nadal, no obstante, ha señalado que lo único que no está “dispuesto a admitir” es “la afirmación de algún dirigente del PP en el ámbito municipal” diciendo “que se está frivolizando la obra pública y que el Govern está jugando con las vidas de las personas y que hasta que no haya un muerto no rectificará”. Nadal subrayó: “Esto es de una irresponsabilidad grave que no puedo admitir”.

En el informe que está elaborando TMB en paralelo al expediente abierto por GISA sobre el incidente de la Sagrera, la compañía operadora del servicio de metro incluirá una estimación económica de los perjuicios causados por el siniestro. A pesar de ser parte perjudicada en este caso, TMB ha recibido un gran número de quejas de los usuarios que sufrieron el corte del servicio el lunes. Muchos de ellos desconcen el reparto de competencias entre las administraciones y acuden a la más próxima y, en este caso, a la empresa pública que explota el servicio, que depende de los ayuntamientos metropolitanos.

En su informe, TMB cuantificará el coste que ha supuesto la puesta en circulación del servicio de autobuses que cubrió el tramo cortado -se utilizaron 33 vehículos- , la pérdida de viajes validados -en un día laborable, la línea 1 registra unos 360.000-, así como las labores de limpieza de la vía y de reconstrucción de la catenaria. “Reclamaremos esta compensación a GISA, que es la responsable de las obras que se están llevando a cabo”, confirmó un portavoz oficial de la compañía del metro.