Dos años de tortura. Vecinos del mercado del Guinardó urgen desalojo de okupas

gener 17, 2006
Los conciertos y fiestas agotan la paciencia de los vecinos pero el viernes se frustró la música: los okupas se quedaron sin luz  

LLUÍS SIERRA – 17/01/2006
BARCELONA

La okupación de las viejas naves industriales junto al mercado municipal del Guinardó cumple estos días dos años y los vecinos más perjudicados estan al límite de la paciencia, pese a que este pasado fin de semana, tuvieron una novedad positiva: un concierto de los que suelen acabar de madrugada se frustró por un procedimeitno que parece sencillo: la compañía eléctrica cortó el suministro a los puntos donde los okupas captan (gratis) la corriente.

“Esto va a más y no se puede esperar más tiempo”, resume una de las vecinas que soporta habitualmente ruidos, fiestas rave, insultos y amenazas verbales, entre otras molestias. A la espera de una orden judicial para desalojar a los ocupantes, el Ayuntamiento, con la colaboración necesaria de Fecsa-Endesa, ensaya acciones de acoso, como la de cortar el suministro eléctrico a las naves. La compañía eléctrica ya ha interrumpido el suministro varias veces, pero los okupas han conseguido volver a conectarse a la red general al cabo de poco.

El último episodio de esta táctica ocurrió el fin de semana pasado. En El Carroñero (uno de los locales ocupados) se había anunciado para la la noche del viernes un concierto con actuación de tres grupos musicales. Horas antes se les cortó la electricidad y se frustró la fiesta. Al día siguiente, varias dotaciones de los Mossos se personaron en el pasaje para identificar a los okupas. La policía autonómica y la Guardia Urbana han incrementado su presencia cerca de los okupas en las últimas semanas, aunque ello no se ha traducido, hasta el pasado fin de semana, en una reducción de las molestias.

Los vecinos no son muy optimistas. Temen que las trabas que se les ponen no arredren a los ocupantes. “Las pasadas navidades se batieron los récords -explica una vecina- , hubo más fiestas, y ya no sólo de noche y hasta la madrugada, sino durante tres días seguidos”. Esta vecina prefiere no ser citada por temor a represalias de los okupas. Es una actitud de prudencia extendida entre el vecindario y que tiene otra consecuencia: en dos años ha habido muchas quejas por escrito al distrito, pero apenas denuncias formales.

Una de las pocas denuncias, con la firma del denunciante en nombre de vecinos de las calles Garrotxa, Teodor Llorente y Doctor Valls, se presentó ante los Mossos hace dos semanas, el 4 de enero. El escrito enumera las molestias por ruidos, fogatas, fiestas rave, venta y consumo de estupefacientes y la tenencia de perros presuntamente peligrosos por parte de los okupas.

La concejal Elsa Blasco y el gerente del distrito de Horta Guinardó, Eduard Vicente, así como los mandos de la Guardia Urbana y ahora de los Mossos, llevan meses de reuniones con vecinos y con la Coordinadora d´Entitats del Guinardó. Desde el distrito se considera que el desahucio de los okupas es una cuestión “urgente”, pero hasta ahora no se ha podido llevar a cabo. Para ello se necesita una orden judicial a instancias de los propietarios de las viejas naves. Éstos ya pidieron la intervención judicial en noviembre.

Algunos vecinos confían en otra vía, ya pedida hace meses por la coordinadora de entidades: la expropiación y derribo de las naves. Las negociaciones con la propiedad son largas, pero según el gerente del distrito, Eduard Vicente, se intenta que antes de que formalizar la expropiación los propietarios autoricen al Ayuntamiento a proceder al derribo.

Y es que la liberación del espacio que ocupan esas naves industriales es necesaria para una importante actuación urbanística en el entorno del mercado municipal. En la manzana delimitada por las calle Teodor Llorente, Llívia, Doctor Valls y Garrotxa estaba previsto construir equipamientos y las obras deberían inciarse este año. La reforma de esta manzana está ligada al proyecto de prolongación de la calle Teodor Llorente hasta la ronda del Guinardó.

La lista de equipamientos es importante: un centro de asistencia primaria, una residencia para gente mayor, un centro de día, un centro cívico y una guardería. Se dejará un buen espacio de zona verde y se remodelará el mercado municipal, cuya actividad comercial, como en todo el barrio, ha descendido mucho en los últimos años. En este sentido, vecinos y comerciantes coinciden en que el barrio vive un problema de degradación comercial que la presencia de los okupas y sus actividades no hacen más que agravar.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: