Archive for 12/01/2006

Els Tres Turons. Es que en lloc de protegir racons peculians es prefereix beneficiar grups immobiliaris?

gener 12, 2006

Miguel Losada Caneda
Barcelona

Cases centenàries i barris amb caràcter dels Tres Turons corren el risc de desaparèixer. ¿És que en lloc de protegir racons peculiars es prefereix beneficiar grups immobiliaris? La zona que des del 1953 va ser qualificada de parc urbà ha tingut diverses propostes urbanístiques, però és ara quan el nostre ajuntament (d’esquerres i ecologista) ha volgut donar una solució a través d’un projecte que no ha tingut en compte ni els veïns ni la realitat social dels barris ni els efectes mediambientals de retallar zona verda. Defensem un parc amb les cases consolidades i que van ser construïdes abans del PGM del 1976. Tenen un valor arquitectònic, de testimoni histò- ric i d’imatge que és necessari integrar en el futur parc. A més a més, no ocupen llocs estratègics, seran un valor paisatgístic i aportaran seguretat a vianants i esportistes que utilitzin el parc.

Anuncis

La rendición de Els Tres Tombs. La cabalgata del barrio de Sant Antoni, con 181 años de antigüedad, no se hará por falta de recursos

gener 12, 2006
Los organizadores del desfile se ven incapaces de cubrir los 12.000 euros que les cuesta montarlo  

RAMON SUÑÉ – 12/01/2006
BARCELONA

La falta de recursos y de reconocimiento institucional, sumados al desánimo de los organizadores de la cabalgata de Els Tres Tombs del barrio de Sant Antoni, ha dado al traste con una tradición con 181 años de historia. Los jinetes y carruajes que protagonizan la popular fiesta dedicada al patrón de los animales domésticos y de granja no saldrán a la calle el próximo martes. Al menos por este año, la Germandat de Sant Antoni Abat ha arrojado la toalla ante la imposibilidad de reunir los cerca de 12.000 euros que, según el presidente de la entidad, Pere Lluís Bosch, se necesitan para que cada 17 de enero se repita el ritual del desfile de las bestias engalanadas por las calles de Barcelona.

“Me sabe mal ser el presidente que rompe la tradición. Todos los socios de la hermandad tenemos un disgusto enorme porque nuestro trabajo no ha sido nunca valorado ni recompensado”, se lamenta el señor Bosch. Este hombre de 62 años, antiguo trabajador de los servicios funerarios de Barcelona, se muestra dolido por el trato recibido por parte de las instituciones políticas y de las entidades de ahorro que, en su opinión, han vuelto la espalda a una tradición surgida del pueblo.

Las quejas del presidente de la cofradía van en una doble dirección. Por un lado, la falta de un reconocimiento simbólico del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat. Pere Lluís Bosch recuerda que distinciones como la medalla de la ciudad o la Creu de Sant Jordi van a parar cada año a entidades ciudadanas con no más de veinte o treinta años de existencia. En cambio, nadie parece acordarse de una asociación que mantiene viva una tradición casi bicentenaria, que se remonta a los tiempos en que los traginers y cocheros mostraban públicamente su devoción al santo protector de los animales. El hombre que la dirige desde hace 18 años recuerda que desde la época de Narcís Serra ningún alcalde de Barcelona se ha dignado a recibir a los protagonistas de la fiesta, una función que en los últimos ejercicios ha desempeñado la concejal Katy Carreras.

La relación con los inquilinos de la acera de enfrente de la plaza Sant Jaume era más cordial cuando Jordi Pujol presidía la Generalitat. El señor Bosch explica que el líder nacionalista les recibía cada 17 de enero. “Sólo faltó dos veces y porque se encontraba de viaje en el extranjero”, precisa el presidente de la entidad organizadora de Els Tres Tombs. En esos casos fueron Xavier Trias y Artur Mas quienes hicieron los honores. El año pasado, con el tripartito instalado ya en Palau, ni el president Maragall, ni el conseller primer Josep Bargalló ni ningún alto cargo de la administración autonómica dedicaron unos minutos a los jinetes. Pero en la drástica decisión de la Germandat de Sant Antoni de interrumpir la tradición han pesado mucho más las razones económicas.

Pere Lluís Bosch lamenta el desinterés mostrado por la obra social de La Caixa y por las instituciones políticas del país, que ya hace años congelaron las ayudas a la hermandad. Después de años de penurias, esta vez al presidente de la entidad ya no le salían las cuentas. En las últimas ediciones de Els Tres Tombs la aportación del Ayuntamiento de Barcelona -y que el Consistorio estaba dispuesto a facilitar de nuevo este año- se cifraba en unos 2.500 euros. A esta cantidad se sumaban los 1.500 donados por la Diputación de Barcelona y las subvenciones de menor cuantía concedidas por el obispado, la delegación del Gobierno, el Parlament y la capitanía general. “La Generalitat -añade Bosch- nos daba 80.000 pesetas, pero ahora ni nos recibe ni nos da un céntimo”. La venta de lotería, la cuota de 100 euros anuales que pagan los socios y otras fuentes de financiación más modestas no alcanzan para cubrir los gastos, en especial el alquiler de los carruajes engalanados (unos mil euros cada uno).

El presidente de la hermandad confía en que la fiesta pueda reanudarse en el 2006. “El año que viene volveremos. Recuperaremos la ilusión, aunque en este momento la hemos perdido”, afirma mientras describe la última reunión de la junta directiva de la entidad como lo más parecido a un velatorio. El martes los miembros de la agrupación deberán conformarse con atender la invitación cursada por las autoridades militares para visitar, sin caballos, la sede de Capitanía. Después tratarán de olvidar las penas con un almuerzo que esperan que no tenga el aspecto de una despedida.

Las obras del AVE provocan el caos en la estación de Sants

gener 12, 2006
El desconcierto de los usuarios alcanza tal magnitud que se ha incrementado la solicitud de justificantes de retraso  

LA VANGUARDIA – 12/01/2006
Redacción. BARCELONA

Usuarios molestos por los cambios introducidos de la noche a la mañana, angustias ante la posibilidad de perder el tren, carreras y sprints por vestíbulos, escaleras y andenes, desconcierto a la hora de saber por qué vía llega un tren o desde cuál va a partir. Éste es el panorama que se vive en la estación de Sants a consecuencia de las obras que se están llevando a cabo motivadas fundamentalmente por el nuevo trazado del AVE.

De las doce vías con que cuenta la estación, tan sólo diez se encuentran actualmente operativas. Las dos restantes son, precisamente, las afectadas por el AVE. Esta reducción de líneas férreas ha comportado a su vez que algunos convoyes tengan que cambiar de vías y, por lo tanto, de andén en Sants.

Portavoces oficiales de Renfe han informado a La Vanguardia de que los últimos cambios, adoptados ayer y expresamente solicitados por Renfe, se mantendrán en activo a lo largo del día de hoy y afectan básicamente a las líneas de cercanías. Hasta mañana, de no surgir problemas de última hora, estos trenes se detendrán en los andenes número uno, dos, cinco y seis, mientras que los convoyes de las grandes líneas lo harán en los tres y cuatro.

Estas modificaciones ferroviarias, a su vez, comportan variaciones en los accesos desde el vestíbulo, en el que se ha colocado una simple valla metálica que intenta canalizar la corriente de pasajeros pero que, de hecho, dificulta el paso de una zona a otra.

El resultado final es que los usuarios -se calcula que por la estación de Sants pasan 100.000 personas diariamente- tienen que dar tantos rodeos por el interior de la terminal que muchas veces acaban perdiendo el tren.

A raíz de estos problemas, la oficina de atención al usuario instalada en la planta baja de la estación ha visto incrementada su actividad de forma sustancial. Los retrasos han provocado que numerosos ciudadanose, por motivos laborables, se vean en la obligación de solicitar certificados que justifiquen la tardanza en su transporte para presentarlos en sus puestos de trabajo.

Según numerosos usuarios de Renfe, los retrasos rondaban ayer la media hora, un desfase que suele ser ya habitual en los últimos meses. A primera hora de la mañana, el servicio de megafonía de la estación informaba de que se había organizado un servicio excepcional de autocares que enlazaba la estación de Castellbisbal y la Universitat Autònoma de Barcelona sin especificar qué había motivado la puesta en marcha de este servicio.

El mismo portavoz de la estación de Sants recordaba que la situación no se normalizará por completo mientras duren las obras de instalación del AVE, lo que puede prolongarse durante más de un año. “Según las exigencias que estos trabajos precisen en cada momento, se producirán nuevas variaciones en las llegadas y salidas de todos los convoyes, tanto los de cercanías como los de las líneas de largo recorrido -precisó-. En cualquier caso, el número de vías utilizables quedará limitado a diez, pero no siempre los convoyes llegarán o partirán desde las mismas vías. Habrá que estar muy atento a las informaciones que se vayan suministrando cada día”.

Protestes dels usuaris de Renfe per les obres a Sants

gener 12, 2006
11/01/2006  21:04
Barcelona
Canvis de vies, retards i tanques per obres compliquen l’ús dels trens de rodalies a Sants
L’estació és plena d’obstacles i, sovint, els viatgers han de fer moltes voltes per trobar el seu tren.
Aquests dies hi ha moltes queixes a l’estació de Sants de Barcelona. Les obres que s’hi estan fent per adaptar l’estació al TGV estan provocant molts inconvenients als usuaris. L’estació és plena d’obstacles i, sovint, els viatgers han de fer tantes voltes per trobar el tren que, al final, el perden. Els usuaris demanen que s’arreglin aquests problemes perquè les obres han de durar més d’un any, i en aquestes condicions agafar el tren és un maldecap diari. 
L’estació de Sants s’ha convertit en un laberint. Els passatgers entren decidits per accedir a les vies i topen amb una barrera metàl·lica infranquejable que serveix per facilitar el pas dels viatgers de llarg recorregut, però que perjudica, diàriament, més de 100.000 usuaris dels trens de rodalies.

El motiu d’aquests canvis són les obres que s’estan fent a l’estació perquè hi pugui arribar el tren d’alta velocitat, uns treballs que es preveu que duraran més d’un any i mig i que comporten que els trens no parin sempre a la mateixa via i que hi hagi retards. Fa poc que es dóna aquesta situació, però els usuaris ja se’n comencen a cansar.

És poc freqüent que els viatgers demanin un justificant de retard, però ara, en els dies laborables, se’n demanen una vintena només entre les set i les nou del matí.

Conductors d’autobús. La deixadesa municipal de la nostra benvolguda ciutat de Barcelona

gener 12, 2006

Sóc conductor de Transports Metropolitans de Barcelona i, com la resta dels meus companys, pateixo cada dia de treball la deixadesa municipal de la nostra benvolguda ciutat de Barcelona. Circular per aquesta ciutat és ciuçrcular per un lloc en el qual les normes estan escrites però no s’apliquen: cotxes i furgonetes aparcats en el carril bus i en les mateixes parades, bicicletes que circules pel carril bus i posen en perill els passatgers d’un mitjà de transport en el qual part del passatge viatja dempeus. És evident que la responsabilitat és de cadascuna d’aquestes persones que no respecten les normes de convivència, però quan els responsables munuçicipal no fan res per posar remei als mals comportaments, es converteixen en còmplices de la situació. És evident que el senyor Hereu, responsable de Mobilitat de l’Ajuntament de Barcelona fa molt que no viatja en autobús, si ho fes, s’adonaria, com s’adonen molts passatgers d’aqeust mitjà de transport, que la ciutat ja ha arribat a un punt anàrquic que mina la moral de tots els meus companys i la meva pròpia. L’absentisme en el nostre lloc de treball és altíssim, no obstant això els 200 directius d’aquesta empresa, lluny d’intentar pal·liar aquest estrés buscant solucions, l’única cosa que fan és posar més pressió sobre nosaltres.

Miguel Franco