Arxivat per a octubre, 2004

El cor robat: Juanjo Martos Plaza, sots-president de l’AVV de Roquetes (Nou Barris)

octubre 30, 2004

EL COR ROBAT

CATHERINA AZÓN

Juanjo Martos Plaza
Sots-president de l’AVV de Roquetes (Nou Barris)

“No és incompatible el treball comunitari i organitzar una
manifestació”

Nascut al Verdum, aviat es va traslladar a Roquetes. Des de fa 22 anys és membre actiu de la seva associació de veïns. Treballa a la construcció. És membre de diverses entitats, entre les quals l’Arxiu de Roquetes i la Coordinadora d’AVV.

Per què un pla comunitari?
La decisió es va prendre en unes jornades que vam celebrar diverses entitats i veïns per concretar un pla d’equipaments i les seves prioritats.

Què va opinar l’associació?
Vam compartir la decisió. Portàvem temps plantejant la idea d’augmentar la participació del veïnat, buscar altres maneres de treballar, aprofitar millor els recursos i potenciar el treball amb altres entitats. Davant una certa rutina, volíem potenciar la creativitat.

La Plataforma d’Entitats de Roquetes ja existia?
Fa anys. Depenent del moment, agrupa de 10 a 15 entitats.

En quin moment es troba el Pla Comunitari?
D’avaluació del camí recorregut. De concretar propostes i prioritats.

Com ara quines?
Donar a conéixer al barri què és un pla comunitari. Enfortir l’associacionisme dels comerciants i la intervenció activa dels joves. Quant a l’ensenyament, augmentar la presència de les AMPAS.

I respecte la millora del barri?
Collserola, per exemple. Deixar de viure d’esquena a la serra, recuperar espai verd. També l’arribada del metro i el complement d’ascensors i escales mecàniques. Això suposarà un canvi radical, una millora importantíssima en les nostres condicions de vida.

Així doncs, el treball comunitari és implicar tots els actors de la barriada i col•laborar en la recerca de propostes? Pla comunitari i reivindicació són compatibles?
Sí. Les entitats som autònomes i, si és necessari, si no hi ha acord, podem utilitzar mecanismes de pressió. No és incompatible el treball comunitari i organitzar una manifestació.

Quina és la reivindicació o l’objectiu més antic?
La remodelació del mercat de Montserrat i el seu entorn.

Ara us arriben nous veïns…
Sí, i el tema és important. M’agradaria que el veïnat no veiés en ells el perill que ens treuen la feina o les beques dels menjadors escolars. Perquè no és veritat. I respecte els nouvinguts, no només donar-los la benvinguda, sinó animar-los perquè s’incorporin a les nostres activitats.

Ets membre de la Coordinadora d’Associacions del districte?
Sí. La coordinadora és un punt de referència important. Es necessiten acords globals per a tot el districte.

Teniu nou regidor i nova gerent…
Continuen amb el tarannà dialogant però no falta l’excusa del “no hi ha diners”. En temps del Fòrum, tornem a les olimpíades. Es tanca l’aixeta per als barris.

El proceso comunitario a pie de calle

octubre 30, 2004

Andrés Naya

En los años 70 las asociaciones de vecinos eran casi las únicas entidades representativas de los barrios. Hoy no es así. Se han creado nuevas entidades, y algunas surgieron desde las mismas AVV. El tejido social es amplio y diverso. Para conocer las necesidades y prioridades de cada barrio necesitamos un diagnóstico compartido, dada la complejidad de las situaciones y la diversidad asociativa existente. Hoy en día, una AV no puede elaborar un diagnóstico en solitario. Sin embargo, es imprescindible su presencia porque su planteamiento es territorialmente global. Participar en este diagnóstico compartido implica para la AVV abrirse, relacionarse en condiciones de igualdad con las otras entidades. El peso político de cada entidad vendrá dado por sus aportaciones. En algunas ocasiones es bueno dejar de pensar que el movimiento vecinal es el ombligo del mundo. Con esto no damos la razón a aquellos que afirman, en la intimidad, que “las AVV, cuanto antes desaparezcan, mejor”. La implicación de todas las entidades es esencial para la creación de un diagnóstico compartido.

Unas AVV que no dan información a sus asociados y al vecindario en general, que no son participadas, que no convocan a los afectados, que incluso llevan años y años sin realizar elecciones, difícilmente pueden participar de un proceso comunitario que viene caracterizado por ser participativo.

No pocas veces las AVV proponen la puesta en marcha de un plan comunitario por la debilidad organizativa y de recambio generacional. Entre los objetivos estratégicos de los planes comunitarios deberá estar el fortalecimiento del tejido social, ampliando su participación, poniendo en marcha nuevas formas de trabajar, democratizándolo a través de elecciones y huyendo de prácticas presidencialistas o burocráticas. Pero nunca será una solución que los profesionales comunitarios contratados dirijan directa o indirectamente la asociación que los ha contratado.

Delegar el poder de decisión
Se trata de una postura cómoda que adopta parte del vecindario y que puede tomar múltiples formas. Es la renuncia a ser ciudadano. Sin embargo, de la misma manera que ejercemos voluntariamente la renuncia depositándola en las instituciones, asociaciones, etc. también puede darse la usurpación del poder de decisión. En ocasiones, la delegación y la usurpación van paralelas. Nos usurpan la capacidad de decisión secuestrando la información, monopolizando la interlocución, informando de unas propuestas que son, en realidad, hechos consumados. Esta usurpación-delegación se da, con matices y diferentes intensidades en las AVV presidencialistas, en las juntas burocráticas, pero también podemos encontrarla entre los equipos comunitarios. Los planes comunitarios son procesos que cobran sentido si nacen para desaparecer, es decir, han de crear autonomía y no dependencia. Delegación del poder de decisión y proceso comunitario son radicalmente contradictorios.

Capacidad de organización
A la hora de señalar los principales actores de estos procesos, se suele priorizar a los ciudadanos como entes individuales y no tanto a las entidades y colectivos, que a veces llegan a silenciarse. Cuando se piden explicaciones la respuesta es: “los asociados también son ciudadanos”. Individualizar a las personas que voluntariamente forman parte de una organización no es sólo un despiste. Asociarse es una opción libre y personal. Al silenciarlo, silenciamos la importancia que tiene la capacidad de organizarse de los hombres y mujeres. Un objetivo de todo plan comunitario es potenciar y fortalecer el tejido social, pues las asociaciones deberán ser parte importante del liderazgo de los mismos. Los vecinos y vecinas en el ejercicio de su libertad pueden renunciar a su capacidad de organización, pero no pueden permitir que se la usurpen.

Técnicos y dirigentes vecinales
En diferentes experiencias se han presentado problemas en la relación con los equipos técnicos. En alguna ocasión, a la hora de evaluarlas se suele caer en la tentación de plantear el juego de buenos y malos : “Los técnicos son todos excelentes y muy capaces. Los dirigentes vecinales incapaces, no representativos, incultos”. Años de trabajo comunitario no pueden evaluarse con simplicidades y, a veces, subjetivismos. Son varios los actores que conjuntamente desarrollan el plan de trabajo, y de alguna manera todos tienen su parte de responsabilidad. Hay que ser serios, y como dice el sociólogo Tomás R. Vilasante, “siempre ha habido de todo entre los dirigentes vecinales y entre los técnicos. Sólo el paso del tiempo nos va diciendo cual es el estilo, los intereses y la ética de cada uno”.

Oficinas de colocación
Los planes comunitarios pueden y deben plantearse, entre otros objetivos, animar la actividad comercial y económica del barrio en una época de progresiva inseguridad y precariedad laboral. Pero nunca deben ser entendidos como una agencia local de colocación. Hay que plantear los puestos de trabajo necesarios pero cuidando especialmente que haya una relación entre los nuevos puestos de trabajo y las necesidades del proceso comunitario. Crear puestos de trabajo que aparecen y desaparecen, sin objetivos claros y sin una mínima garantía de estabilidad es negativo.

También es importante desarrollar un proceso de selección abierto y transparente y no caer en prácticas amiguistas o clientelistas, así como informar de los deberes y los derechos, de los salarios, etc. La responsabilidad de las relaciones laborales debe estar en manos ajenas a los trabajadores. A la hora de garantizar el cumplimiento de las obligaciones no es bueno aquello del “yo me lo guiso yo me lo como”.

Reuniones compartidas
Hay que establecer las reuniones en horarios cómodos para los vecinos. Reuniones en las que sólo pueden participar técnicos comunitarios y funcionarios o políticos no ayudan a la participación. Algunos técnicos se sienten molestos cuando se plantea la importancia de que vayan vecinos y miembros de asociaciones a las reuniones. Lo interpretan como una falta de confianza.”Vienen a vigilarnos”, solemos oír. Por pura coherencia, hay que evitar que las reuniones sean exclusivas y se debe potenciar la diversidad de interlocutores.

Un proceso educativo
Entendemos que aprender no es sólo conocer más, sino también tener la capacidad de hacernos interrogantes y preguntarnos el por qué y el para qué de las cosas o de las situaciones. Los grupos de trabajo, las charlas, las publicaciones han de ser instrumentos educadores. Conocer y entender. Todo ello nos permitirá tomar posturas, opinar, realizar propuestas que puedan transformar lo que no nos gusta. Ser crítico, no aceptar las cosas “porque sí” es fundamental si queremos que los vecinos y vecinas sean cada vez más protagonistas y no sólo espectadores de lo que ocurre en el barrio.

Conflicto y plan comunitario
El conflicto y la presión en sus múltiples formas han jugado un papel importante en la historia de nuestros barrios, en sus transformaciones. Los planes comunitarios se basan en la cultura del consenso y pueden ser experiencias positivas para algunas AVV que basan su trabajo pura y simplemente en la cultura de la confrontación. Hoy, el trabajo comunitario está demostrando que es posible colaborar con administraciones y consensuar actuaciones y planes para el barrio. Pero no olvidemos que cada plan comunitario se concreta aquí y ahora, con unas administraciones que tienen sus programas y prioridades políticas. Unos gobiernos municipales que están permanentemente presionados por intereses que no son los del vecindario. Unos barrios, una ciudad, que tienen importantes desequilibrios y desigualdades.

En cierta ocasión, un concejal dijo: “Es inaudito: estamos juntos entidades y Ayuntamiento en el Plan y me organizáis una manifestación”. Para el político, el plan comunitario era garantía de paz social. Para los barrios son instrumentos importantes para llegar a hacer realidad los intereses vecinales sin perder la autonomía, sin descartar el conflicto o la presión cuando no quede más remedio. Por encima de todo están los intereses del vecindario.

Evaluación
La participación no se ha de dar únicamente en la fase de diagnóstico sino a lo largo de todo el proceso y, de forma muy especial, en la fase de evaluación, que no se trata de un puro trámite. A la hora de realizar los documentos de evaluación se suele caer en el autobombo, brillando casi por su ausencia la autocrítica. Importante es concretar los objetivos, fundamental analizar cómo se han cumplido y qué cosas podemos mejorar. Es posiblemente la parte más ilustrativa y interesante del proceso ya que según como se lleve a cabo puede generar nuevos procesos o bien desmovilizar a las personas que se han implicado.

Les associacions davant els plans comunitaris

octubre 30, 2004

El treball comunitari no és un invent del segle XXI. Fa dècades que es porten a terme en desenes de barris de Barcelona els anomenats Plans Comunitaris. Però és sobretot a partir del 90 que, a iniciativa de les AVV, es posen en marxa de manera generalitzada, amb alguna excepció. Ens va semblar oportú finalitzar aquest dossier demanant les AVV i entitats que ens expliquessin en breus textos les raons o situacions que els van portar a desenvolupar processos comunitaris. Així ho han fet i els ho agraïm. Només aclarir que el text de Torre Baró no és únicament de les entitats sinó de la Comissió del Pla Comunitari.ERoquetes, un barrio abiertoEl año 2002 se hicieron unas jornadas-debate para plantear como queríamos la remodelación de los equipamientos existentes en Roquetes y cómo nos planteábamos los nuevos equipamientos. La mayoría de los participantes en las jornadas estuvo de acuerdo en pedir al distrito de Nou Barris y a la Generalitat la puesta en marcha de un plan comunitario en Roquetes.  

Todos los que participamos en las jornadas, la Plataforma de Entidades (entre ellas la AVV de Roquetes) y vecinos/as del barrio, creímos conveniente recuperar el espíritu participativo, creativo y solidario que siempre ha tenido Roquetes. A partir de experiencias que el sociólogo Marco Marchioni estaba llevando en algunos barrios de Nou Barris con planes comunitarios, nos pusimos en marcha sabiendo que cada barrio es diferente y que por tanto, las necesidades no son las mismas, pero teníamos temas comunes: la sanidad, la enseñanza, Collserola… 

El por qué de un plan comunitarioCon mucha ilusión presentamos la propuesta al distrito de Nou Barris y a la Generalitat, que aprobaron la puesta en marcha del Plan Comunitario de Roquetes a principios del año 2003. 

Entendemos un plan comunitario como una herramienta para convertir una sociedad que se está individualizando, y creemos que lo importante somos las personas, porque más vale ser que tener. Porque Roquetes existe y queremos que todos los ciudadanos/as que vivimos en él, nos creamos que la mejor política que se puede hacer es la democracia participativa, donde cuentan todas las personas que tengamos ganas de creer en un modelo de participación, de consenso, de sostenibilidad y con visión global.  

Con nuestro logo, una piña abierta, pretendemos identificarnos como un barrio abierto y con Collserola como defensa.  

Ya tenemos un plan comunitario, con un diagnóstico elaborado en el año 2003 y con un montón de propuestas para el año 2004, muchas de ellas ya en marcha y que están siendo llevadas a cabo entre todos y todas.Plataforma de Entidades de Roquetes 

Interrogantes en Ciutat MeridianaLa AVV de Ciutat Meridiana decidió apostar por el plan comunitario de zona, ilusionados y tras reflexionar sobre la necesidad de mejorar la dinámica asociativa del barrio, y con el objetivo de implicar a vecinos y entidades, aumentando la participación para, de una manera plural, abierta y democrática, elaborar un proyecto de barrio con el cual transformarlo.  

Hasta el momento no se ha cumplido el objetivo, pues durante el primer año el equipo técnico (gestionado por IDEAS) impuso su dinámica y no tomó en cuenta nada de lo que la asociación les propuso, marcando un ritmo que exluía a la AV en la práctica de este proceso. Las dos personas contratadas, que este año son las mismas, se escudan en su condición de equipo de zona para no desarrollar casi ningún trabajo de barrio.  

A día de hoy, esta asociación no ve reflejadas las inquietudes y problemas del barrio en el diagnóstico que estos técnicos han elaborado. En este momento estamos en fase de corrección de un programa de trabajo del plan del barrio y esperamos que los técnicos del equipo sean un instrumento para llevarlo a cabo.  

En todo caso, nuestro gran objetivo, la implicación de las entidades y el aumento de la participación de los vecinos, sigue siendo prioritario junto a la mejora del nivel de vida de este barrio, y esperamos que sea a través del plan comunitario. Si no, habrá que buscar otras alternativas.AV Ciutat Meridiana 

Baró de Viver ya está en los planesComo Asociación de Vecinos Pi i Margall de Baró de Viver, en el año 2002 nos planteamos captar recursos económicos para poder realizar un estudio y valorar la posibilidad de promover actuaciones comunitarias en nuestro barrio debido a la situación de precariedad económica, laboral y social que padecía Baró. A través de Participación Ciudadana del distrito de Sant Andreu conseguimos la subvención para poder realizar el estudio. Es a partir de este momento cuando entramos en contacto con la fundación privada Trinijove, fundación que trabaja en el territorio desde hace más de 18 años en el ámbito sociolaboral y con personas con especial dificultad.  

Los objetivos de este estudio se resumieron en tres principalmente: la identificación de los problemas y necesidades del barrio para proponer futuras líneas de intervención comunitarias, la detección e identificación de los diferentes agentes que intervienen y realizan actividades y la identificación de los recursos existentes. Mediante los objetivos propuestos se elaboró el diagnóstico comunitario y las propuestas de intervención comunitaria (de septiembre a diciembre de 2002). Con el diagnóstico en mano y el interés que despertó en los propios vecinos y entidades del barrio, en abril del 2003 presentamos el documento al barrio invitando también a entes políticos para que se sumaran a este proceso. Y es en este momento donde surge el compromiso tanto por parte de las administraciones públicas (Generalitat de Catalunya y Ayuntamiento de Barcelona) como de los vecinos y vecinas y del tejido asociativo del barrio para trabajar conjuntamente la posibilidad de llevar a cabo un Plan Comunitario en Baró de Viver. Con este fin se realiza el anteproyecto al plan comunitario (de junio a diciembre de 2003) diseñado desde una acción integral, participativa y global dirigida a trabajar desde dos líneas de trabajo: Fomentar la participación del tejido asociativo del barrio e implantar alternativas a la inserción sociolaboral. Este anteproyecto tiene un efecto positivo y multiplicador en Baró, llegando a tener como resultados tres comisiones de trabajo, reuniones periódicas de coordinación con técnicas de ambas administraciones, funcionamiento estable del punto de atención de inserción laboral, la creación de la asociación de comerciantes Baró Comerç y la elaboración del dictamen del barrio por parte de los vecinos y del tejido asociativo para tenerlo en cuenta en el PAD (Plan de Actuación del Distrito). Actualmente, ya estamos dentro de los planes comunitarios existentes y esperamos alcanzar los objetivos que nos planteemos de forma conjunta.AV Baró de Viver 

 

El plan de futuro de Bon PastorLa Asociación de Vecinos de Bon Pastor tiene una larga tradición de lucha. En esta tradición siempre ha estado presente la necesidad de agrupar en torno a las reivindicaciones del barrio al conjunto de las entidades: así nació la Comisión Pro-metro, que ha conseguido felizmente que en nuestro barrio las obras de la línea 9 estén ya comenzadas.  

En 1998 el distrito y el regidor de entonces, Eugeni Forradellas, supo recoger el sentido unitario y planteó la posibilidad de elaborar un Pla de Futur para hacer un diagnóstico de la nueva situación de nuestro barrio a raíz de las distintas intervenciones muy importantes que iban a desarrollarse en nuestro territorio: la renovación de las Casas Baratas, la reforma de los entornos del río Besòs y el importante crecimiento demográfico del barrio con los cambios que se producirían en La Maquinista eran un ejemplo.  

Si bien la asociación de vecinos tenía claras las consecuencias que se derivaban de este proceso, el Pla de Futur sirvió para que, tras la asunción unitaria de un diagnóstico de la situación del barrio y sus posibilidades de futuro, tanto el resto de entidades como vecinos a nivel individual, especialmente jóvenes, se involucraran en el seguimiento de las necesidades y prioridades que surgieron en dicho plan.  

Hemos conseguido compromisos, un calendario de desarrollo de algunas piezas importantes para el porvenir de nuestro barrio: metro, Casas Baratas, terminación del nuevo puente del Molinet sobre el río… y algunas obras emblemáticas que antes de final de año ya estarán inauguradas (una guardería que comenzará las clases con el nuevo curso escolar, una biblioteca de barrio y una nueva sede donde ubicar los servicios sociales). Por otra parte, el distrito nos ha servido como intermediario para abrir cauces de interlocución con otras administraciones. Asímismo, hemos creado una comisión de seguimiento en la que la asociación de vecinos no parará de reclamar los otros elementos que consideramos significativos para la mejora de nuestro barrio, especialmente una apuesta decidida por los ciclos formativos aprovechando la infraestructura del Instituto Cristóbal Colón, y una residencia de la gent gran, cuyo solar fue cedido en su día por la Generalitat. El Pla de Futur del Bon Pastor se nos ha revelado pues como un buen instrumento de diagnóstico, de participación y también una buena herramienta de consenso vecinal.AV Bon Pastor 

 

Sant Antoni i el pla comunitaril barri de Sant Antoni ha viscut durant tres anys una experiència força reeixida de desplegament d’un pla comunitari. La cosa, és clar, no va néixer a partir de les demandes dels veïns, sinó com un objectiu  polític promogut per la Diputació Provincial de Barcelona, amb el suport de professors d’universitat  desitjosos d’estudiar i orientar casos pràctics de sociotècniques, amb la simpatia de tècnics  municipals amb ganes de fer la seva feina de forma més propera als veïns i disposats a enfortir les connexions entre la societat i les administracions.  

Tot i així, a alguns nuclis del barri la idea els  semblà seductora. No era sorprenent, perquè des de feia temps s ’estava treballant, en especial des de l’associació de veïns, de cara a enfortir la xarxa solidària i organitzativa del barri. Aquest moviment unitari funcionava, sobretot, de cara a la Festa Major; però també al voltant d’episodis de suport a  lluites ciutadanes, com per exemple, en defensa del Xalet de Golferichs, per l’escola pública, reivindicant  equipaments i serveis per al barri, reclamant atenció especial als problemas de la gent gran.  

Amb aquests precedents, de seguida va tenir ressò l’objectiu (que era presentat pels promotors com un projecte obert i participatiu) de confluència entre polítics tècnics de serveis, entitats veïnals i gent del barri. Tots junts i agermanats amb voluntat de crear organitzacions i impulsar accions per tal de millorar la convivència, el benestar, la responsabilitat, la participació ciutadana.  

La primera etapa va ser donar a conèixer i explicar la iniciativa, constituir un nucli promotor, buscar gent amb ganes de col·laborar. La segona etapa va consistir en fixar temàtiques, formar comissions de treball i plantejar-se un primer objectiu, esbrinar un diagnòstic de situació i albirar algunes mesures viables d’intervenció. A la tercera fase s’havien d’emprendre alguns projectes concrets i, per tirar-los endavant, calien ajuts i subvencions. Efectivament, per a aquesta etapa de maduresa era indispensable poder disposar d’un suport material més o menys important, i d´uns serveis personals de caire tècnic o administratiu segons l’estil de cada projecte. Tanmateix la cosa pintava bé i les administracions havien promés el seu recolzament.  

I un cop ja iniciada amb il·lusió aquesta tercera fase, es va interrompre de sobte l’experiència, per culpa de la regidora i el gerent del districte de l’Eixample, com vam exposar a l’últim número de Carrer .AV Sant Antoni 

Verdum, mobilitzat amb el plal Pla Comunitari de Verdum es va gestar l’any 1998, quan un grup de persones, recolzades per en Marco Marchioni, van començar a treballar per fer realitat un desig: mobilitzar el barri i donar-li una dimensió més col·lectiva.  

Van ser moltes hores d’il·lusions i de treball, de parlar de possibilitats i de connectar amb veïns i veïnes, associacions, recursos i serveis per poder fer un diagnòstic el més participatiu i integrador possible, on tothom hi pogués tenir cabuda.  

Per donar més cos i personalitat a la feina que s’estava fent es creà l’Associació Triangle, que tenia per objectiu vetllar perquè el procés fos metodològicament correcte i integrador, que es creessin dinàmiques comunitàries i el lideratge del Pla fos compartit i plural. En aquesta suma de voluntats i d’esforços, el paper de les administracions ha estat clau.  

Poc a poc els desitjos han anat prenent forma i el Pla Comunitari de Verdum fa uns anys que ja és realitat: hi ha dues persones treballant al Pla, recolzant els  diversos projectes que s’han creat des d’una perspectiva sòcio-educativa.  

La gestió de Pla està en mans de l’Associació Comunitària de Verdum, entitat de segon grau, formada per diverses associacions del barri i persones a títol individual. Actualment en formen part l’associació de veïns, Els propietaris, el Centro Cultural García Lorca, l’Associació Triangle, el Grup Muntanyès, i veïnes i veïns no associats. Després d’aquests anys podem dir que la feina feta és lenta i complexa, però molt rica i que val la pena !!!Associació Comunitària de Verdum 

 

Desarrollo social en Trinitat NovaLa AVV de Trinitat Nova lleva muchos años trabajando por la mejora y condiciones de vida más dignas de todos los habitantes del barrio. Y analizando en todos sus aspectos las deficiencias y, en otro sentido, si hay aspectos positivos y potenciadores.  

El tipo de vivienda que se construyó en los años 50 y 60 era pequeña, de baja calidad y, para colmo, con aluminosis y carbonatosis. Con un tejido comercial muy débil. Con una población de edad avanzada y un rápido envejecimiento. Con un tejido social débil. Con todo este análisis profundo de ver lo que teníamos en nuestro barrio. Sentimos una profunda inquietud de cara al territorio. Vimos que lo primero que teníamos que hacer era una autocrítica a nosotros mismos y cambiar el chip en otra dirección. Cambiando nuestra forma de hacer las cosas.  

Esta visión de análisis nos lleva a trabajar un diagnóstico, con la participación del barrio, con todos los agentes sociales que trabajan en él (entidades, grupos, profesionales, personas, etc). Teníamos que cambiar la forma de trabajar. Si no era así, el barrio caminaba en dirección de convertirtse en una residencia asistida.  

Con una agenda cargada de quehaceres, el Plan Comunitario nos ha permitido implicar a más gente en la mejora de nuestra calidad de vida y abrir nuevas perspectivas de transformación del barrio.AV Trinitat Nova 

4 años de proceso en Torre BaróEl próximo mes de octubre se cumplirán 4 años desde que el Plan Comunitario empezó a dar sus primeros pasos. Es momento para agradecer, para ser conscientes de que esto ha sido posible gracias tanto a quien pegó un cartel como a quien bajo cada lunes a las reuniones de urbanismo… por placer.  

Este proceso hoy nos ilusiona, nos ha hecho crecer, si nos sentamos un grupo de vecinos/as frente a una mesa y pensamos qué es el plan es el resultado es: unión, comunidad, valentía, barrio, comunicación, decisión, acercamiento, colaboración, organización, objetivos, discusión, dar y recibir, apostar, transparencia, discrepancia, convivencia, amistad, trabajo, consecuencias… compartir y saber decir a veces “yo sólo sé que no lo sé”.  

Los resultados son muchos y queremos que sigan creciendo, mes a mes. Eso será posible reconociendo el trabajo de todos y cada uno de los que colaboran con y para el barrio: vecinos y vecinas, entidades y asociaciones, servicios públicos y profesionales, administraciones y otras instituciones.Comisión del plan comunitario de Torre BaróEVallbona presenta su diagnósticoVallbona es uno de los barrios de Barcelona que está inmerso en un proceso comunitario. Este barrio, de escasa población y unido indefectiblemente a los barrios de alrededor, entendió que la única forma de trabajar eficazmente era aunar a Ciutat Meridiana y Torre Baró en un Plan Comunitario para los tres barrios.  

En la Zona Nord se está dando este proceso vecinal de una manera un tanto curiosa: a dos velocidades, ya que Torre Baró llevaba tres años trabajando en el Plan Comunitario, mientras que Ciutat Meridiana y Vallbona empezaban con el proceso. Así, Vallbona, que acaba de terminar la presentación del diagnóstico, empieza a notar la existencia de un proyecto de dinamización social que, aunque nació con ciertos resquemores y falta de claridad, se acoge con ilusión entre los que estamos trabajando directamente en la mejora de la vida en los barrios.  

El Plan Comunitario, desde el punto de vista de Vallbona, es un proceso participativo que pretende sacar a los vecinos de su ensimismamiento y animarles a participar en actividades cuya intención sea la mejora social de su entorno y generar una comunidad solidaria que luche unida por sus necesidades. Es decir, llegar a una dinámica social similar a la que existía a finales de los años 70 y principios de los 80 que, de alguna manera, echamos de menos. Aunque nos alegramos de la existencia de estos procesos de dinamización, nos parece triste que una sociedad comprometida y solidaria, nacida de la lucha contra la dictadura, se haya diluido hasta casi desaparecer en la vorágine de la tendencia social occidental de egoísmo, individualismo y falta de solidaridad.AV Vallbona

No als bongos

octubre 30, 2004

L’AVV no accepta el trasllat dels percusionistes des del parc de la Ciutadella. L’associació no va ser consultada i l’Ajuntament va anunciar el trasllat mitjançant la premsa. Aquest barri porta 12 anys queixant-se dels sorolls de les terrasses del Poble Espanyol.

Falta transport

octubre 30, 2004

L’AVV va denunciar que un cop acabades les obres de Pablo Iglesias no s’ha restablert el recorregut de la línia 12 que va des de Via Favència fins a Virrei Amat. TMB es nega a restablir aquests trajecte per qüestions econòmiques.

El futur de La Violeta

octubre 30, 2004

GRÀCIA
COMISSIÓ SALVEM LA VIOLETA

La venda de l’immoble del casino La Violeta, a la Vila de Gràcia, i el previsible desnonament de les entitats que tenen en ell la seva seu social continua plena d’interrogants. Malgrat que el conseller del Districte, Ricard Martínez, i el seu president, Ferran Mascarell, s’han compromès a trobar una sortida que permeti que La Violeta continuï sent un equipament social per entitats del barri, de moment no hi ha res de nou. L’irregular procés de dissolució de la Mútua propietària de l’immoble, la venda i el repartiment opac dels diners resultants són temes que l’Ajuntament i la Generalitat han d’investigar, però fugen d’estudi i no sembla que vulguin fer res. La pèrdua de l’ús social d’aquest espai, en benefici de l’especulació immobiliària, suposaria un altre cop al teixit associatiu de la Vila. Per evitar-ho, la Comissió Salvem La Violeta ha decidit organitzar un conjunt d’actes a l’entorn del local al llarg d’aquest trimestre (una xocolatada, un campionat de dòmino, un debat,…).

Una tardor plena de reptes

octubre 30, 2004

Aquest ha estat un estiu de sorpreses que, tot i que anunciades, ens han omplert d’interrogants i de preocupació l’agenda del nou curs, ja de per sí plena.  

Abans de l’estiu l’alcalde Joan Clos ens va sorprendre demanant a les entitats que féssim una proposta de noms per tal d’escollir la Defensora o Defensor de la Carta de Drets a la Ciutat o Síndic de Greuges de Barcelona.  

La Favb ja va participar activament en el procés de consulta popular que es va iniciar al novembre de 2001 des de la Regidoria de Drets Civils i que va ser aturat pel mateix Ajuntament.  

En aquells moments un conjunt d’entitats, reunides el 4 de desembre de 2001 a la casa Golferichs, va demanar que el procés d’elecció del futur o futura síndic es donés mitjançant una consulta popular directa. En canvi, al plenari municipal de 21 de març de 2003 es va aprovar, sense haver obert un procés de debat ciutadà, el Reglament del/de la Síndic de Greuges de Barcelona que regula la designació d’aquesta persona per l’alcalde. El Reglament preveu la consulta a les entitats però el resultat de la mateixa no és vinculant per a l’alcalde. Entenem que això no garanteix la imparcialitat i la representativitat de la persona escollida i per tant des de la Favb vàrem optar per no legitimar aquest procediment amb la nostra participació i seguir demanant una consulta popular activa que doni com a resultat una terna de candidates i/o   candidats i que aquesta terna sigui vinculant per a l’alcalde.  

Més tard, ja iniciat el mes d’agost, ens vam trobar amb el desallotjament de l’Hamsa. Barcelona té un trist record d’accions empreses a l’agost, quan els moviments socials estan en pitjors condicions per donar respostes a aquestes situacions. A més a més del que va representar l’Hamsa en relació al teixit social de la ciutat, el fet que els responsables del desallotjament fossin un cos especial com els Geos ens preocupa de forma especial ja que pot suposar una escalada més en la criminalització del moviment okupa.  

La tardor es presenta moguda i calenta: la reactivació de les lluites pels drets de les persones immigrades, la valoració final del Fòrum i de les seves herències en tots els aspectes, la lluita per l’habitatge entès com un dret, les diverses iniciatives de debat sobre la precarietat social i les seves conseqüències a la nostra ciutat, són alguns dels reptes que se’ns plantegen a l’agenda dels propers mesos. Nosaltres hi posarem el nostre gra de sorra específic amb la celebració del Tercer Fòrum Veïnal Barcelonès el proper 16 de desembre. Una ocasió per posar al dia el mapa de reivindicacions pendents a Barcelona i per debatre quines són les prioritats dels nostres barris.

Molt de soroll a Glòries

octubre 30, 2004

Els veïns i veïnes que viuen al voltant de la plaça de les Glòries han creat una plataforma per denunciar els sorolls “insobribles” que produeixen les torres de refrigeració del centre comercial, 400 firmes recolzen que s’insonoritzin. El districte els hi va donar la raó i col·locarà unes pantalles antisonores. La Plataforma celebrarà una assemblea al setembre ja que no veuen clara la proposta.

Dejuni de tres joves

octubre 30, 2004

Amb el recolzament de diverses entitats del barri, protestaven contra el pla urbanístic dels terrenys de les antigues casernes. Exigeixen que el 100% dels habitatges siguin de règim protegit i que es construeixin els equipaments. L’Ajuntament ha imposat una macro-comissaria de mossos que ningú no havia demanat i en comptes de construir una escola, han respost que es realitzarà un estudi.

Obres a la plaça Lesseps

octubre 30, 2004

Les obres del projecte de reforma continuen. S’ha acceptat la proposta veïnal que demanava que a la part de la muntanya s’obrís un accés al metro. Les AVV de Travessera de Dalt i General Mitre han presentat al·legacions al projecte ja que consideren la ronda dle Mig “com una autopista” i que s’han d’aprofitar les obres per pacificar el trànsit de l’entorn. També denuncien que des de febrer no es reuneixen amb l’Ajuntament i que aquest ha presentat el projecte d’informació pública al mes d’agost.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.