Prioridad para el tranvía, un transporte público sostenible

Mai 30, 2004

OLE THORSON
Doctor Ingeniero de Caminos y promotor de Movilidad Sostenible y Segura

A pesar de que las bases políticas para el desarrollo del concepto de movilidad sostenible y segura están asentadas, la Administración parece tener miedo a priorizar de facto el transporte público. Una prueba es la omisión de aspectos esenciales en la implantación del tranvía que han hecho peligrar su seguridad

El progreso del transporte público es lento en Barcelona. Resulta difícil integrar totalmente el concepto de la movilidad sostenible y segura y su ejecución. Al repasar las bases del Pacto de Movilidad y la Agenda Local 21, y últimamente también el Plan de Actuación Municipal, uno tiene la sensación de que Barcelona y su área resultan un oasis para una movilidad de lo más sostenible. Pero cuando atendemos a las realizaciones prácticas en las calles y al debate de los detalles de diseño, la situación es bien diferente.

La superficie de las calles no se puede tocar. Que la ciudad mantenga las hectáreas y metros lineales destinados a los vehículos privados parece ser una cuestión de primera necesidad. También el tiempo de los semáforos que da paso a los coches parece ser una cuestión de vida o muerte para la supervivencia económica de Barcelona.

Hay como una extraña sensación de miedo en el Ayuntamiento. Parece como si todos los turistas de la ciudad llegasen en vehículo privado y que no fueran a venir si no pudiesen hacerlo. Es preciso analizar cómo llegan a Barcelona y su área los turistas y otros visitantes, ya que los datos revelarían que más de tres cuartas partes utilizan el transporte público (avión, tren y autocar).

Todas estas personas, junto con la mayoría de los residentes de la ciudad, utilizan en sus desplazamientos diarios el transporte público o van a pie. ¿Por qué nos asusta entonces hablar de dar prioridad al transporte público? Solamente los pocos conductores de la ciudad y una pequeña parte de los ciudadanos del área metropolitana acceden cada día a la ciudad en vehículo privado.

Hemos de ser serios. Las decisiones vitales para la movilidad de la mayoría de los ciudadanos no se pueden seguir tomando atendiendo a los intereses de la minoría de usuarios que utiliza el coche en la ciudad. Las administraciones tienen los datos y solamente falta que los tengan en cuenta en sus decisiones. Por eso es necesario que, durante esta legislatura y tal como se ha indicado en el Plan de Actuación Municipal, se haga notar el hecho de que ahora se priorizará tanto en el espacio como en el tiempo al transporte público y a los peatones de la ciudad.

Hay otro tema, de menor importancia, que es necesario tratar. Las administraciones municipales afectadas por el paso el Trambaix y Trambesòs no han atendido en clase y han omitido tres aspectos de la implantación de estas nuevas líneas. El primero: trabajar para ofrecer continuidad y unir las dos líneas, porque no resultan comprensibles las reticencias ante esta clara mejora del transporte público para todo el área. El segundo: no se ha trabajado en la señalización y en la seguridad vial de las líneas, aunque todo el mundo sabe que un cambio en la movilidad de la ciudad comporta un exceso de señalización. Y el tercero: no se ha realizado un trabajo concienzudo para fomentar la prioridad en los sistemas de semáforos de este nuevo transporte público a lo largo de su trazado.

Hay que aplicar todas las posibilidades para facilitar el recorrido del transporte público –también del tranvía- a través de la ciudad y además es necesario emplearse a fondo para que el transporte y el tráfico ofrezcan la seguridad que todos merecemos. Los ciudadanos lo reclaman.

Urgen acciones básicas
Creemos que la administración municipal debería tener en cuenta durante los próximos tres años las siguientes consideraciones:

– Dotar a Barcelona de transporte público de superficie, dando prioridad en semáforos y en uso del espacio.
– Elaborar los proyectos y construir carriles bus en todos los accesos importantes de la ciudad.
– Tomar la decisión de llevar a la práctica la teoría de red básica y conexa (también para las líneas de tranvía del Área Metropolitana).
– Declarar prioritario el refuerzo (multiplicándolo al menos por dos) de autobuses de acceso a Barcelona, procedentes de núcleos urbanos, urbanizaciones y polígonos industriales de las comarcas vecinas. Presionar a las demás administraciones del área para que esta actuación prospere.
– Es básico, para mejorar la sostenibilidad y seguridad de la movilidad en Barcelona, que se aumente desde ya y a gran escala la oferta de transporte público en los accesos. Y cuando se dice ya quiere decir este año y sin esperar a las pesadas infraestructuras del transporte.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: