Archive for 22/01/2006

Un Conseller del ‘Districte’ i la Comissió de Festes enfrontats a un veí i al Grup Per Les Casernes

gener 22, 2006

Després d’un parell d’accions de denúncia de l’especulació en els terrenys públics de les antigues casernes, va haver-hi incidents que encara cuegen.

Insults, alguna agressió de baixa intensitat, un comunicat de la Comissió de Festes que insisteix una vegada i una altra en la violència verbal i física de dos veïns, una petició de disculpes i una dimissió que no s’esmenten al comunicat, correus-e al partit polític del Conseller i al Regidor i Gerent del ‘Districte’ Sant Andreu no contestades, una nota de l’A.VV. de StAP probablement desafortunada i la petició de dir la seva d’un dels veïns afectats, han portat a que la WEB STAP, la Web del Poble de Sant Andreu de Palomar, ho denunciï i faciliti un seguiment exhaustiu de l’afer.

Les empreses del 22@

gener 22, 2006


Luisa Vázquez Vélez
Colores Hispania
Barcelona

Potser l’Ajuntament de Barcelona creu que per portar a terme el projecte 22@ s’ha de passar per sobre de tot i de tothom. Jo crec que hi ha coses que no estan justificades. En els mitjans de comunicació només surten les notícies maques –el Fòrum, la remodelació del barri, els nous edificis d’oficines i els pisos de luxe–, no es parla mai de les conseqüències negatives que pateixen les empreses que des de fa anys tenen les seves seus en aquesta zona del Poblenou. La persecució indiscriminada per part de l’ajuntament ha obligat moltes d’aquestes empreses a traslladar-se a altres zones, fet que ha comportat esforços econòmics que han provocat reduccions de plantilla en el millor dels casos. En molts altres, entre els quals em trobo, ha portat al tancament d’empreses, acció que ha enviat a l’atur molts treballadors. Com que no som els 660 acomiadats de Seat no apareixem als mitjans, però a la meva empresa hi ha 40 famílies que estem en una situació bastant complicada. La transformació de l’única zona industrial que tenia Barcelona ciutat és més traumàtica del que diuen els mitjans de comunicació i del que l’ajuntament deixa que es vegi.

Els serveis d’atenció a persones sense recursos, desbordats.Les entitats reclamen més finançament i coordinació per atendre les persones excloses.Unes 850 persones dormen als carrers de Barcelona 3.500 acuden als serveis socials per superar el dia a dia

gener 22, 2006

Aquest hivern, Barcelona té gairebé 500 places municipals on poden dormir les persones amb pocs recursos (pavelló de la Mar Bella, Almogàvers, Can Planas, Meridiana). I un centenar més de gestionades per entitats. Es donen més d’un miler d’àpats diaris. Però la sensació entre les entitats que es mouen en el terreny de l’exclusió social és que no n’hi ha prou: reclamen més recursos i, paral·lelament, més coordinació. “Els números són una trampa -explica Pilar Mercader, directora de la Fundació Prisba, al barri de Santa Caterina-, perquè hi ha més recursos, però també hi ha més necessitats”.

Segons l’Ajuntament, hi ha unes 850 persones que dormen al carrer, però si es parla de persones en situació d’exclusió social la xifra es multiplica per quatre: cada any hi ha més de 3.500 ciutadans atesos, encara que sigui en una situació puntual, pels serveis socials. “Els sense sostre són l’expressió més severa d’exclusió, però una família que ha d’anar a un menjador social o que depèn de l’ajuda de Càritas per pagar el lloguer també està exclosa”, alerta Àngels Cardona, responsable de l’àmbit dels sense llar d’aquesta institució.

 
Guia Michelin dels pobres
Fer un llistat dels recursos als quals pot acudir una persona que necessita menjar, dormir o dutxar-se és complicat. La màxima aproximació que existeix a hores d’ara és On menjar, on dormir o on rentar-se, que ha editat per tercer any la Comunitat de Sant Egidi. Es coneix com “la Guia Michelin dels pobres”.

Ningú posa en dubte que la guia és com una brúixola per saber on trobar ajut i acollida en moments puntuals, però des de les entitats es reclamen més recursos per treballar amb un circuit coherent. “Hem de poder fugir de la simplificació del menjar i dormir. La nostra preocupació va més enllà: és tot un procés perquè cada persona recuperi l’autonomia”, apunta Ramon Noró, d’Arrels Fundació. I Cardona, de Càritas, ho diu amb altres paraules: “Hem de planificar els itineraris perquè la persona trobi els recursos idonis que li permetin fer el camí a la inversa. Sortir de l’exclusió cap a la inclusió”.

Una taula integrada per quinze entitats i l’Ajuntament ha començat a treballar per crear una xarxa única de recursos per als sense sostre. “No hi ha cap voluntat de substituir el món associatiu -adverteix el regidor de Benestar Social, Ricard Gomà-, sinó de fer que les persones amb pocs recursos siguin ateses sempre amb la mateixa qualitat, criteri i filosofia”.

La iniciativa forma part del pla d’inclusió de la ciutat i té el suport de les entitats, tot i que hi veuen alguns interrogants. El projecte és elaborar un mapa per veure qui fa què i analitzar què falta i com es paga. La intenció de Gomà és augmentar els convenis i concerts amb els ens privats i deixar les subvencions per a qüestions puntuals.

Els diners i el temps preocupen les entitats. “No ens podem permetre estar un any parlant. Cal una solució ràpida”, diu Mercader. “La xarxa única serà un pas endavant, però es pot quedar en no res si no s’acompanya de més recursos”, adverteix Noró. També reclamen tenir-hi un paper: no veure’s immersos en la burocràcia pública per no perdre l’agilitat pròpia del teixit associatiu.

Ciutat Vella pide más recursos para integrar la inmigración

gener 22, 2006

El concejal del distrito pide al Ayuntamiento no menos de 600.000 euros al año para aplicar el plan que se aprobará dentro de un mes  

RAMON SUÑÉ – 22/01/2006
BARCELONA

Ciutat Vella aprobará el 28 de febrero su plan para la acogida y la integración de los inmigrantes de este distrito, el que registra los índices más elevados de población extranjera. El Ayuntamiento de Barcelona quiere implicar en la definición y gestión de este proyecto al mayor número de entidades del distrito, a las que convocó ayer a una jornada de trabajo en la que se evidenció la necesidad de disponer de más recursos para desarrollar políticas de fomento de la convivencia.

El concejal de Ciutat Vella, Carles Martí, cuantificó en un mínimo de 600.000 euros al año el dinero que el Ayuntamiento tendría que poner sobre la mesa para hacer realidad muchas de las propuestas formuladas por los participantes en la tormenta de ideas que se desencadenó en el CCCB. La apertura de oficinas de vivienda en todos los barrios del distrito y una oferta de pisos de acogida temporal; la puesta en marcha de campañas de información de recursos ya disponibles y que, a menudo, no llegan a ser conocidos por la población más necesitada de ellos; la ampliación de horarios de bibliotecas, centros cívicos, equipamientos escolares y deportivos para que puedan disfrutarlos personas que no suelen acceder a ellos; la potenciación de la figura del educador de calle y del mediador intercultural, y la realización de actividades extraescolares que fomenten el conocimiento mutuo de las diversas culturas, son algunas de las ideas que podría recoger el plan de inmigración de Ciutat Vella.

Se plantearon cerca de un centenar de propuestas que, con su correspondiente calendario y presupuesto, podrían incorporarse al documento final. En él podrían tener cabida propuestas dirigidas a otras administraciones, como la reclamación del derecho de voto de las personas no comunitarias en las municipales, y otras sugerencias tan peculiares como las jornadas de puertas abiertas para los inmigrantes en las comisarías de los Mossos y la Guardia Urbana o el apoyo a los colectivos que quieran practicar el cricket.

La elaboración de un plan de inmigración específico para Ciutat Vella parece más que justificada. Según los últimos datos del padrón, los extranjeros – comunitarios y no comunitarios- representan ya el 43,6% de la población del distrito. En Ciutat Vella viven hoy más de 50.000 personas con pasaporte de otros países. En 1996, antes de que comenzara el boom inmigratorio, no había más de 6.000 extranjeros censados.

El Ayuntamiento nos informaEn la portada de ‘Barcelona Informació’ no se menciona la subida de impuestos, todo son ‘flors i violes’

gener 22, 2006
   

JOAN DE SAGARRA – 22/01/2006

¡Barcelona batega! En el buzón de casa me he encontrado el sobre conteniendo las revistillas Barcelona Informació y Eixample Informació que mensualmente distribuye el Ayuntamiento de manera gratuita (es un decir, porque las pagamos los contribuyentes). En la portada de Barcelona Informació leo: “Barcelona aprova el pressupost del 2006. Augment de recursos per a convivència, benestar social i transport públic”. Muy bien, y eso ¿quién lo paga? En la portada no se hace ninguna mención sobre la subida de los impuestos, todo son flors i violes.En el interior, lo primero que me encuentro es el articulito mensual del alcalde Clos, ilustrado con una fotografía a lo Ortega y Gasset, con la mano en la mejilla, una imagen muy favorecida, en el que el alcalde me habla de que estamos construyendo “la ciutat del benestar”, pero donde tampoco dice nada de quién va a pagar ese bienestar, vamos, de si nos van o no a subir los impuestos. En la página de al lado sí encuentro algo sobre los impuestos. “Per aquest any 2006 -leo-, els impostos i les taxes tindran un creixement inferior al de l´any passat. Els impostos creixeran en conjunt un 1,89%, i les taxes un 2,7%”. A continuación se nos informa de que ese ligero aumento de la presión fiscal, inferior a la del año pasado, es posible gracias a los 30 millones de euros que nos regala el Estado en reconocimiento de la capitalidad de Barcelona. Mira qué bien.

La revista Barcelona Informació me informa de que el Patronat Municipal de l´Habitatge ha construido 491 apartamentos para la gente mayor y tiene 118 más en construcción. Para acceder a estos pisos se exige, entre otros requisitos, que los aspirantes tengan un grado de autonomía funcional para las llamadas actividades básicas de la vida diaria (ABVD) “inferior als 14 punts, així com superior a 5 punts per les activitats instrumentals de la vida diària i un estat de cognició d´entre 8 i 10 punts”. Muy interesante. También informa sobre una serie de propuestas, recogidas en el Banc de Recursos Cívics, “per a una convivència millor”, y entre las que figura la “formació de gestories de colònies de gats urbans, per a tots els públics”. Tengo que contárselo a mi gato, Maurizio.

También me informa de que en el pasado año Barcelona superó la cifra de cinco millones de visitantes. “D´aquesta manera, l´impuls econòmic del turisme continua generant llocs de treball”. Estupendo. De las molestias que nos causan los turistas -ya no se puede pasear por la Rambla-, ni pío. Acto seguido, el doctor Valentí Fuster, el célebre cardiólogo, me informa de que “el tabac que vostè fuma està provocant una malaltia al seu veí”. Lo que, francamente, no es ninguna novedad -viene en todas las cajetillas de cigarrillos, y cosas peores- y uno se pregunta si la conversación de la periodista, Núria Mahmud, con el célebre cardiólogo fue tan poco interesante como para que haya recurrido a una afirmación que figura en todas las cajetillas de cigarrillos para titular una entrevista.

Más información. ¿O debería escribir propaganda, monda y lironda? Las fiestas de Santa Eulàlia, el Mercat de les Flors se convierte en el Centre de las Arts del Moviment, “més enllà del tutú”; se aprueba un nuevo plan contra las drogas, el Ayuntamiento contra la violencia sexista, la Comisión Europea i la fundación Design for All premian dos iniciativas del Ayuntamiento; la “caminada internacional” de Barcelona, el alcalde Clos propone la creación de un foro de ciudades mediterráneas (otro Fòrum no, por favor, señor alcalde, un poquito de seriedad)… ¿Y los parques y jardines? ¿No viene nada sobre parques y jardines? Claro que viene, y de sumo interés. El Ayuntamiento informa de que se han introducido “clàusules ètiques per a l´adquisició de vestuari”, del vestuario de los trabajadores de parques y jardines municipales. Lo cual a mí y a la inmensa mayoría, por no decir la totalidad de los ciudadanos, nos importa un carajo. Que informen a las empresas suministradoras o licitadoras, pero, por favor, no desperdicien una preciosa página de esa revista (que pagamos todos, repito) en semejantes majaderías. ¿Por qué no hablan del Barça, de lo bien que va el Barça? ¿O nos dan la receta del conejo con caracoles? ¿O ponen un ninot de Fulanito? No hay chistes, historietas, cómics, en Barcelona Informació. ¿Acaso nuestro Ayuntamiento no tiene sentido del humor?

Luego viene la página estrella, la 22, la página en la que “els grups municipals opinen”. Allí están todos, con fotografía incluida: la señora Mayol y los señores Fernández Díaz, Portabella, Trias y Jordi Hereu, por el PSC. Es la única página en la que la oposición puede decir algo, algo que no sea publicidad y propaganda y autobombo, que tal es el contenido de esa revista. Pues bien, uno llega a la página 22 y se encuentra con que el tipo de letra se ha visto reducido a un tamaño que hace prácticamente imposible su lectura -y no digamos ya a un aspirante a los apartamentos municipales para gente mayor y discapacitada- sin el recurso de una lupa. ¿Porque al señor Fernández Díaz se le ocurra escribir una frase tan ingeniosa como Más Barcelona es menos Clos hay que castigarnos la vista?

Hace un tiempo, la revista Barcelona Informació solía clausurarse con una entrevista a algún personaje conocido o famoso (es decir, que salga por la tele) de la ciudad, que nos decía de qué color veía Barcelona o cuál era su rincón favorito de la ciudad, su restaurante, su casa de citas… Pero ahora la han suprimido. Ahora hacen publicidad de los libros que publica el Ayuntamiento. Àgora Barcelona es un juego y un libro sobre las plazas de la ciudad, editado por el Ayuntamiento en colaboración con la editorial Brabander. El libro vale 69,99 €y el juego tan sólo 39,99 €. Y lo más divertido del caso es que se venden en sitios distintos: el libro en las librerías, y el juego en las tiendas de juguetes. La mar de práctico.

Eixample Informació es la revista de mi barrio. Sin ser una maravilla, ofrece más información que la revista municipal de la capital. En la portada del número de este mes se ve a dos señoras cocinando una paella en plena calle, y eso siempre es de agradecer y abre más el apetito que ver al alcalde Clos en plan Ortega y Gasset. También informa en la portada de que van a inaugurar una isla peatonal, la Once -porque la organización de ciegos tiene allí un edificio-, con unos jardines dedicados a Tete Montoliu. Eso está bien, es simpático. Tendrían que ser unos jardines en los que durante el estío, al atardecer, se pudiese escuchar música de jazz. En la revista de mi barrio colabora un señor que se firma Manel y que dibuja una viñeta humorística, Coses del Barri.

El suyo es un humor, si así se le puede llamar, muy civilizado, muy correcto. En el número de este mes, Eixample Informació termina, como tiene por costumbre, con una entrevista a un personaje, en este caso a Jordi Font, un corredor de snowboard olímpico. Yo me he leído la entrevista, que me ha parecido interesantísima, y por más que he buscado no he encontrado qué relación tiene ese deportista con mi barrio o su deporte con el mismo. Es un deportista que reside en Andorra, donde se entrena, patrocinado por Grand Valira i Rossignol. Felicidades. Pero, la verdad, no veo lo que pinta ese chico en nuestra publicación. Tal vez sea amigo del periodista que firma la entrevista, Josep Maria Contel, o familiar o amigo del director de la revista, Enric Casas, o del concejal del distrito.

Esta terraza me ha salido un tanto sosa. Y es que el material, esas dos revistillas municipales, no daban para más. Pienso que una ciudad con tan buena y rica tradición periodística se merecería algo mejor.

El Carmel, caso abiertoLa zona del socavón sigue en obras y 249 vecinos sin hogar al año de la caída del túnel. El Govern niega que se hagan reformas chapuza como dicen muchos vecinos

gener 22, 2006
LAS INCÓGNITAS
Los afectados siguen preguntándose quién es el culpable de la caída del túnel y la causa del accidente
 
LA FACTURA
Generalitat y Gobierno han invertido en reparaciones 83,8 millones, casi lo mismo que valía ampliar el metro
 

FRANCESC PEIRÓN – 22/01/2006
BARCELONA

El eco del socavón aún perdura en el Carmel, un año después del hundimiento del túnel. “Quieren dar imagen de normalidad, pero no, la normalidad no ha llegado”. Este vecino apunta con el dedo índice de la mano derecha el ejemplo con el que ilustra su afirmación. Señala un edificio de la calle Sigüenza – ha perdido el número, de momento, por las obras de reforma- en la confluencia con Conca de Tremp, justo enfrente de donde emergió el gran cráter y su réplica. Si la fachada se ve recién pintada – “de esta semana”, asegura el interlocutor-, el interior sigue yermo, en plena reconstrucción. “Aunque debería ser lo último, han pintado para dar buena imagen, porque saben que los periodistas van a volver por aquí estos días”.

A pocos metros de este lugar, el trajín y la animación reinan en la calle Llobregós, eje vertebrador del Carmel. El mercado municipal registra mucho movimiento. Hay colas en los puestos. Afuera, los peatones se saludan. Se enfadan con el conductor que no respeta el paso cebra. Se detienen a conversar. Se gastan bromas. Sonríen. Se ponen serios, casi trágicos: “¿Sabes lo que le ha pasado a la hija de…?”. Al curioso no le da tiempo a escuchar más, pero por el tono no se presagia nada bueno. “Las cámaras y los fotógrafos vienen, se instalan en Llobregós y parece que no hubiera pasado nada. Pero vaya ahí, a la plaza del agujero y verá si todo es tan bonito, con el solar, las grúas, los edificios desmembrados, el desastre que aún perdura”, comenta Pepa, que residió en un hotel hasta el pasado junio.

La plaza del agujero es como algunos denominan al lugar donde la tierra se abrió y provocó la desaparición de cinco edificios. Sucedió el 27 de enero del 2005, aunque dos días antes ya hubo un aviso y los primeros desalojos. De los 1.276 personas que se convirtieron en exiliados forzosos de su hogar, 1.027 han regresado o se han acomodado en otros edificios lejos del barrio. Pero todavía quedan 249 en pisos puente de alquiler (174), en domicilios de familiares (19) o en hoteles (56).

Que el Carmel es un caso sin cicatrizar lo reconoce el propio conseller Joaquim Nadal, el titular de Política Territorial que se convirtió en el pararrayos del Govern y sobre el que recayó la responsabilidad de afrontar la crisis. “Es una cuestión abierta – declaró el viernes a LaVanguardia-mientras no se haya cerrado la herida de la zona cero mediante un proyecto urbanístico o el último de los vecinos en volver abra la puerta de su casa o el metro llegue al Carmel. Hasta entonces no me quedaré tranquilo”. Sin olvidar la promesa de emprender una reforma integral del barrio y con la certeza de que lo del metro aún va para largo, el conseller considera que a finales de mayo podría concluir el proceso de retorno, de los vecinos y de la totalidad de los comercios: 29 siguen con las persianas abajo.

Los dos cráteres – el 3 de febrero hubo otro socavón, pero de 12 metros, muy inferior al primero, de 35 metros- han dejado, sin embargo, una segunda herida, de más difícil cura, como es la desconfianza generada entre los propios vecinos. Muchos de los afectados se han sentido doblemente perjudicados: por haber perdido su hogar o haber tenido que permanecer a la fuerza fuera de su piso, y por los comentarios poco reconfortantes que han de soportar de algunos residentes en el barrio que no resultaron implicados. “A mí – explica una damnificada que pide el anonimato- me dicen que estamos abusando, que cómo sigo en el hotel. ¡Pero si en mi casa aún están haciendo reparaciones y no puedo volver! ¡Ojalá les hubiese pasado a ellos y yo no hubiera tenido que salir corriendo y con lo puesto!”.

Nadal considera que la negociación para resolver este problema creado por la propia Administración es uno de los temas “más sensibles” que han tenido que afrontar. “Era un punto delicado el que en otras partes de Catalunya o de Barcelona pensaran que no nos hemos pasado. Queríamos evitar que la gente pensara que sólo ponemos dinero sin dar una solución. Hemos transitado esta línea con precisión, atendiendo a los ciudadanos con justeza, sin pasarnos un pelo, pero tampoco con cicatería”.

Maria Puchol, desde su piso de la calle Garcilaso, en el distrito de Sant Andreu, dice que hay algo en su interior que se le remueve al observar que se acerca el primer aniversario del mayor desastre de la obra pública en Barcelona, cuya reparación asciende ya – entre indemnizaciones, dietas y obras, entre otros conceptos- casi 84 millones de euros. La Generalitat ha abonado 81.585.514 euros y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que visitó el barrio en febrero, 2,3 millones. La ampliación de la línea 5, entre Horta y Vall d´Hebron, ascendía a poco más, a unos cien millones de euros, incluidas las estaciones de Carmel y Taxonera.

El esfuerzo realizado desde la Generalitat no ha colmado o satisfecho del todo a los perjudicados. “Los acuerdos – señala un abogado que ha participado en las negociaciones- son buenos pese a las discrepancias. Es indiscutible que a la gente le resulta fácil instalarse en el descontento, pero también es cierto que la mayoría ha regresado a un lugar donde el ruido de las taladradoras, de los camiones, el polvo y la incomodidad son el pan de cada día”.

Sin embargo, el disgusto se centra en elementos más de fondo, por debajo de la epidermis. Hay quienes se quejan de que, una vez firmados los convenios, a la hora de ponerlos en práctica, se les ha intentado escatimar algunos de los conceptos pactados. Otra palabra frecuente es la de “chapuza” aplicada a las reformas de las viviendas. Lo cuenta Antonio: “Le comenté a un albañil que las baldosas estaban mal, que igual había algo irregular debajo. Me dijo que no, que había ido a mirar el techo del piso inferior y no se veía nada. Me quedé perplejo, pero aún más cuando se puso a saltar y me dijo: ´Ve, todo está bien´”.

Fuentes de la Administración han reconocido que ha habido denuncias por trabajos mal hechos – esta misma semana han empezado las segundas revisiones de los inmuebles ya reparados y habitados-, pero ha negado de forma tajante esa teoría de la chapuza. “Al contrario – replica el conseller-. Todas las intervenciones son proporcionales a lo que nos pidieron y se constató”.

La señora Puchol es una de las primeras desalojadas, el 25 de enero. Sigue indignada. Indignada porque no se hace a la idea “de que se hagan unas obras sin control y sin dinero”. Y ella, como muchos, plantea la pregunta: ¿qué pasó y quién fue el responsable? A lo largo de esta semana, La Vanguardia tratará de explicar las incógnitas sin resolver que penden sobre ésta y otras cuestiones que hicieron que el tiempo se detuviera para unos vecinos del Carmel. El escaparate de la tienda Rojas de la calle Sigüenza luce el cartel de rebajas.Pero son las rebajas de enero del 2005.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.